Sugerencia
Subscribe to the Subscribe
And/or subscribe to the Daily Meditation Newsletter (Many languages)

La meditación diaria con Krishnamurti


pixabay.com

Cuando el observador es lo observado


El espacio es necesario. Sin espacio no hay libertad. Hablo desde el punto de vista psicológico [...]. Sólo cuando estamos en contacto, cuando no hay espacio entre el observador y lo observado, hemos establecido una relación total, por ejemplo, con un árbol. Uno no está identificado con el árbol -con la flor, con una mujer, un hombre o lo que fuere-, pero cuando hay completa ausencia de espacio entre el observador y lo observado, existe un espacio inmenso. En ese espacio no hay conflicto; en ese espacio hay libertad.

La libertad no es una reacción. Uno no puede decir: «Bueno, soy libre». En el momento en que uno dice que es libre, no es libre, porque se halla consciente de sí mismo como estando libre de algo; por lo tanto, está en la misma situación que un observador observando un árbol. El observador ha creado un espacio, y en ese espacio engendra conflicto. La comprensión acerca de esto requiere, no acuerdo o desacuerdo intelectual, ni decir: «No comprendo», sino que exige más bien entrar directamente en contacto con lo que es. Significa ver que todas nuestras acciones, cada instante de la acción, es cosa del observador y lo observado, y que dentro de ese espacio hay placer, pesadumbre y sufrimiento, deseo de realizarse en lo personal, de ser famoso. Dentro de ese espacio no hay contacto con nada. El contacto, la relación, tiene un significado por completo diferente cuando el observador ya no se separa más de lo observado. Existe un espacio extraordinario, y hay libertad.

© 2016 Copyright by Krishnamurti Foundations


                         Diaspora      rss 

Sauf mention contraire, le contenu de ce site est mis à disposition
selon les termes de la Licence CC BY-SA 4.0
Web Statistics