Sugerencia
Subscribe to the Subscribe
And/or subscribe to the Daily Meditation Newsletter (Many languages)
Print   pdf Pdf
                         Diaspora      rss 

El movimiento de la meditación

Sexta charla pública, Madras - 1979

Domingo 14 Enero 1979

Lo olvidé.

Me gustaría, si puedo, hablar de muchas cosas esta tarde, y si juntos podemos investigar algo muy simple, aunque, a la vez, muy complejo. En primer lugar, vamos a hacerlo juntos, por favor, ténganlo siempre presente, juntos, no voy a hacerlo solo, cabalgando solo. Vamos a investigar la cuestión de si es posible mantener el cerebro joven, algo que puede que los científicos no hayan abordado nunca, tampoco los gurús ni la gente religiosa. No sé, puede que lo hayan hecho, pero no lo creo. También me gustaría investigar la cuestión de la continuidad, el progreso y la muerte, y si es posible para los seres humanos, en su vida diaria y cotidiana, tener un corazón rebosante, experimentar y darse cuenta, tener en la consciencia esa cualidad del amor. Además, si tenemos tiempo y quieren compartirlo, investigar la cuestión de la meditación, de una mente en meditación, no qué es la meditación ni cómo meditar, sino la naturaleza de la mente, es decir, todo lo implicado en la meditación. La meditación, cuando se hace conscientemente, deliberadamente, no es meditación en absoluto. Investigaremos todas estas cosas, si podemos, esta tarde.

Pero, en primer lugar, juntos vamos a hablar de si el cerebro, que es parte de la totalidad de la mente, que tiene capacidad para pensar, memorizar una gran cantidad de información, conocimientos y experiencias, de generaciones pasadas, de siglos, si ese cerebro tan fuertemente condicionado y tan constantemente agotado por su propia actividad, si ese cerebro puede rejuvenecerse a sí mismo. Es un tema muy complejo, y primero deben entender la pregunta, porque estoy seguro, tengo la seguridad de que esa pregunta se ha formulado de diferentes maneras, pero uno nunca ha profundizado lo suficiente. Y si nosotros podemos ser serios al menos durante 10 minutos, prestar atención completa, no a lo que estoy diciendo, no a lo que quien les habla describe o investiga, sino que juntos vamos a emprender un viaje en todo este tema de este cerebro que es tan viejo, que es tan increíblemente capaz, que tiene infinitas capacidades, que ha evolucionado a través del tiempo, acumulando gran cantidad de experiencias y conocimientos, si ese cerebro, el suyo, no el mío, el suyo, puede liberarse a sí mismo de la continuidad, terminar con la continuidad y ser completamente nuevo. No sé si están siguiendo todo esto.

Los científicos, con quienes uno ha conversado muchas veces, mantienen que el cerebro tiene dos partes, la derecha y la izquierda. La izquierda retiene la información, el conocimiento, la tecnología, todo el conocimiento y el proceso de su actividad, y la otra parte, la derecha, es nueva, no está demasiado condicionada; y esa parte no tan condicionada se mueve, moldea o bien controla o dirige la parte izquierda; ¿entienden todo esto? No soy un experto del cerebro ni he leído todos estos libros, pero uno puede observar algo diferente, lo cual es la totalidad del cerebro, no la parte izquierda o derecha, sino la cualidad del cerebro que ha estado evolucionando a través de varias experiencias, de varias culturas, de varias razas, de las limitaciones, a través de varias presiones sociales y económicas. El cerebro es un instrumento extraordinario. Y se trata de ver si ese cerebro, que controla todo nuestro pensar, todas nuestras actividades, toda la actividad sensoria, etc., si ese cerebro puede volverse totalmente inocente. Estoy usando la palabra « inocente », por favor, con mucho cuidado, no es la idea cristiana de inocencia, el cordero y todo esto, sino que empleo la palabra « inocencia » en el sentido que viene del latín, etc.: « ninguna herida ». Ninguna herida, es decir, un cerebro capaz no solo de no herir a los demás, sino también de no ser herido; ¿entienden?

Por favor, no acepten tan solo las palabras; más bien investiguen, observen su mente y su cerebro, porque vamos a investigar algo muy difícil y muy sutil, y, a menos que se observen a sí mismos, no entenderán nada. Tienen que hacerlo, tienen que trabajar con quien les habla, no solo escuchar y luego olvidarse. Estamos haciendo una pregunta muy seria, estamos retando al mismo cerebro para descubrir si tiene la capacidad, la energía, la fuerza, la intensidad para romper esa continuidad con el pasado, con todas las experiencias acumuladas, y que, en el mismo terminar del pasado, las células cerebrales se transformen a sí mismas; ¿entienden mi pregunta? Por favor, entiendan primero la pregunta antes de estar o no de acuerdo. Desearía que hubiera algunas personas con quien hablarlo, aunque fueran pocas. El pensamiento es un proceso material, porque el pensamiento es el resultado de la memoria, de la experiencia, del conocimiento almacenado en el cerebro, en las mismas células cerebrales, retenido, no en las células sino en el cerebro; basta con saber eso. Y ha estado funcionando en una dirección determinada, evolucionando constantemente, siendo el pensamiento un proceso material. De eso no hay ninguna duda, porque la memoria es parte del cerebro, el cerebro es material, y ese cerebro contiene la memoria, la experiencia, el conocimiento de donde surge el pensamiento.

Por tanto, el pensamiento es un proceso material, y el pensamiento tiene continuidad porque el pensamiento se basa en la memoria, que es el pasado. El pasado está funcionando todo el tiempo, se modifica a sí mismo en el presente y continúa, está en constante movimiento, que es el movimiento del cerebro; ¿están siguiendo todo esto? Voy a proseguir. Y, en esa continuidad, el cerebro ha encontrado seguridad. Obsérvense a sí mismos. Una tradición que sigue con los valores, opiniones, juicios, valoraciones, conclusiones, etc., es una tradición que al seguir condiciona el cerebro, y esa continuidad es del tiempo, una duración, y, en esa duración, en esa continuidad el cerebro encuentra seguridad; ¿entienden? Obsérvense a sí mismos porque es su vida, ¡por el amor de Dios!, no es mi vida, obsérvense a sí mismos. En esa continuidad el cerebro ha encontrado una sensación de enorme seguridad, porque el cerebro solo puede funcionar si tiene completa seguridad; encuentra seguridad en una creencia, en una ilusión, en cualquier clase de conocimiento. Eso es lo que nos sucede a todos. Así que el cerebro necesita seguridad, eso está claro, pueden observarlo en sí mismos, en cómo opera su propio pensamiento, en el movimiento del pensamiento. Y, con cualquier cosa que perturbe esa continuidad, el cerebro se vuelve neurótico, cuando es sacudido profundamente y se genera un trauma; o, cuando tiene un reto fuerte y no puede responder adecuadamente, entonces, al no poder responder adecuadamente, encuentra continuidad en eso en que ha estado buscando seguridad y le preocupa; ¿entienden todo esto? Obsérvenlo, es tan obvio; si lo investigan con detenimiento es algo muy simple.

Así que preguntamos si el cerebro, nuestro cerebro, que es el cerebro de todos los seres humanos, que ha evolucionado desde tiempos inmemoriales, condicionado por las culturas, las religiones, las presiones económicas y sociales, ese cerebro ha tenido hasta ahora una continuidad ilimitada, y en ese tiempo ha encontrado cierta sensación de seguridad. Por eso aceptamos la tradición, porque en la tradición hay seguridad, en la imitación hay seguridad, en la conformidad hay seguridad, y también hay seguridad en la ilusión; es obvio. Todos nuestros dioses son ilusiones, es evidente, inventados por el pensamiento. No solo existe esa continuidad tan obvia, en la cual el cerebro busca seguridad, sino que también encuentra seguridad en toda clase de... actividades ilusiorias de la vida cotidiana, en las creencias o en la fe, que son ilusiones. No hace falta tener ninguna creencia o fe, pero si tenemos fe en Dios, en Jesús, en Krishna, o como quieran llamarlo, en esa fe, en esa creencia o en esa devoción, encontramos cierta protección, estar a la diestra de Dios, ¿entienden?, lo cual es una ilusión. Así que ahora preguntamos si el cerebro puede encontrar la forma de poner fin a esa continuidad en el tiempo, porque la continuidad en el tiempo es considerada progreso, progreso, evolución, una evolución basada en la continuidad del conocimiento, y nosotros cuestionamos esto.

Por eso debemos considerar lo que es la muerte; ¿entienden? Por favor, no se sientan estimulados por quien les habla, porque, si lo hacen, cuando dejen este lugar no tendrán ese estímulo. Sin embargo, si realmente participan en este cuestionamiento, en ese movimiento, entonces será algo suyo, será duradero, permanecerá, pero si se estimulan será lo mismo que tomar drogas, whisky o lo que tomen; estimula por un tiempo y luego pierde el efecto. Por favor, no se estimulen con quien les habla; si quien les habla les estimula, entonces dependerán de él, se convertirá en su autoridad, en su detestable y pequeño gurú, y yo no soy su gurú; lo que se pide es que sean una luz para sí mismos y no la luz de otro.

Así que debemos investigar esta cuestión, porque eso es parte del cerebro, ¿entienden? La muerte. Muerte significa terminar completamente, es la destrucción del cerebro, ¿no es cierto?, debido a que el oxígeno no llega al cerebro y todo eso. Muerte significa un final, terminar con la continuidad de la vida, de esa vida que uno lleva, ¿entienden todo esto?, su vida, y opuesto al vivir está el final. ¿De acuerdo?

Así que en primer lugar debemos examinar la continuidad de eso que llamamos « vivir », y el fin del vivir, que llamamos « muerte ». Para poder examinar eso, toda clase de miedo, toda opinión, todo juicio y valoración, nada de eso tiene valor. Debemos examinar « lo que es », « lo que es », nuestra vida, nuestra vida cotidiana, lo cual es un hecho. El hombre durante siglos se ha aferrado a esa continuidad, a esa continuidad de la vida, a esa vida que lleva, esperando que en la próxima vida tenga mejores oportunidades, vuelva a nacer en un palacio, o tenga más dinero, o sea más hermoso, con mejores oportunidades, y todas estas estupideces. Por eso preguntamos algo muy concreto, que no solo es observar, examinar eso que llamamos « vivir », lo cual es nuestra relación, nuestras ambiciones, codicia, deseo de poder, estatus, ansiedad, miedo, placer, sufrimiento, apego, desapego, la lucha entre los opuestos, las contradicciones. Esa es nuestra vida, con todos los dioses y supersticiones, todo esto, los ideales, esperando ese día en que todos seremos hermanos, todo esto, esa es nuestra vida cotidiana, que ha tenido continuidad generación tras generación. Por favor, observen, lo que estamos haciendo es tan asombroso.

Y nos preguntamos: ¿cuál es el significado de la muerte y cuál es el significado de la vida? Hemos situado la muerte en oposición a la vida, al vivir; por eso tenemos miedo a eso que llamamos « vivir » y evitamos o ponemos tan lejos como podemos lo que llamamos « muerte ». De modo que la continuidad es tiempo, continuidad es sufrimiento, continuidad es miedo, continuidad es apego, por favor, sigan todo esto con detenimiento; y cuando ese apego es perturbado, se viene abajo, creamos otra continuidad, otro apego. Continuidad implica tiempo; ¿no es cierto? El tiempo es un movimiento del pensamiento; tiempo significa movimiento. De aquí a allí toma tiempo, o psicológicamente, pasar de eso que no es hermoso a algo hermoso que deseamos. Así que el movimiento de la continuidad es tiempo, y ese movimiento es pensamiento; ¿de acuerdo? Esa es nuestra vida, su vida, no la vida idealizada, ni la vida en los cielos, ni Moksha, ni la liberación, o ese ideal de no violencia o todas las invenciones que el pensamiento ha creado para escapar de la realidad, de la realidad de la vida cotidiana.

Por tanto, preguntamos si ese vivir, con toda su confusión y todo esto, puede terminar para descubrir lo que es la muerte. ¿Lo han entendido? ¿De acuerdo, señor? Se lo mostraré, vayamos despacio, despacio.

Estamos apegados a una casa, a una persona, a una creencia, a una conclusión, a un concepto, a un ideal, etc.; estamos apegados. Si lo examinamos, están apegados, porque en lo interno se sienten desesperadamente solos, y, como se sienten solos, quieren algo para escapar de esa sensación de soledad absoluta; ¿entienden? Eso es lo que llamamos « soledad », seguro que la han sentido, que la conocen, siempre que hayan observado un poco. Por eso se apegan a algo, generalmente a una persona, un ideal o una experiencia pasada. Ahora bien, el apego implica continuidad, ¿no? La palabra en sí misma implica duración. Cuando utilizamos la palabra « relación », tener relación con mi esposa, con la suya, yo no tengo, con su esposa o su esposo, la misma dependencia, apego, implica tiempo, un período; ¿entienden todo esto? ¿Es un poco difícil? ¡Gracias a Dios! Espere, señor, puede que verbalmente lo entienda, pero la palabra no es la cosa, la descripción no es lo descrito. Tenga eso presente todo el tiempo: la palabra no es la cosa, y, si queda atrapado en las palabras, se perderá lo verdadero. Esto es lo que hacen. Forma parte del intelecto disfrutar del estímulo de las palabras, agarrarse a ese estímulo y a partir de ahí actuar intelectualmente, creando así tanta confusión en el mundo. Debido a que el intelecto es solo una parte y no el todo, cuando esa parte domina, tiene que haber división, debe haber crueldad, violencia, y eso es lo que el intelecto ha hecho en el mundo. El intelecto ha inventado al hindú, al budista, al cristiano, al musulmán, al judío, al árabe, y entre ellos están como perro y gato. Debido a que damos tanta importancia al intelecto, hemos generado enorme desdicha en el mundo, lo cual no significa que debamos ser ignorantes; todo lo contrario, estamos señalando que el intelecto, que solo es una parte, cuando domina genera decadencia, degeneración, cosa que está sucediendo en el mundo.

Ahora bien, decíamos que el apego, esa misma palabra implica sensación de permanencia, sensación de continuidad, una cualidad de duración, y en ese tiempo, en esa duración esperamos tener una compañía constante, absoluta, segura; ¿no es cierto? Pero la muerte dice: « Se acabó », eso es lo que significa la muerte, terminar por completo con el apego, porque así sucederá cuando dejemos de respirar. Dejaremos todas las cosas atrás. El hombre rico dice: « Al menos lo tendré hasta el último momento »; ¿no es cierto? Así que, por favor, obsérvelo.

¿Puede ver la implicación, las consecuencias de estar apegado a una casa, una propiedad, a su esposa, a una creencia, a un concepto, a una conclusión, a una opinión, a Dios, ver el apego? ¿Puede ver las implicaciones del miedo, de los celos, de la ansiedad, de sentirse perdido, etc.? ¿Puede, escuche, poner fin al apego completamente? No hace falta que asienta con la cabeza. Este es el reto, y no está dispuesto a hacerlo.

Estamos diciendo que el cerebro cuando tiene continuidad se vuelve mecánico, de modo que todo pensamiento es mecánico, no existe ningún pensamiento nuevo, porque todo pensamiento se basa en la memoria, que es la respuesta del conocimiento, etc. Por tanto, no existe un pensar nuevo,

y la muerte significa terminar con el apego. Tan solo en ese terminar empieza algo nuevo, ¿entienden? Este es un tema muy serio, no jueguen con palabras, porque en el momento en que hay un terminar surge algo nuevo, pero si persiste la continuidad nada sucede, no existe nada nuevo bajo el sol. Ese terminar es muy importante, porque solo entonces el cerebro puede por sí mismo descubrir una cualidad de movimiento que es total, que no pertenece al pasado. No sé si me expreso con claridad; ¿lo entienden? ¿Están siguiendo, señores? ¿Estamos comunicándonos unos con otros, un poco?

Por tanto, la muerte implica el fin, no solo del organismo físico, sino de todo lo que el hombre ha acumulado. Si no hay un fin, surge toda esa cuestión de lo que le sucede a la mente, a todo este movimiento de la consciencia, no la suya o la mía, sino a la consciencia del hombre, ¿qué le sucede? ¿Entienden mi pregunta? No, no la entienden. Miren, uno tiene que explicar cada detalle, no lo captan al instante. Señores, nuestra vida diaria es como un río enorme, obsérvenlo, como un río enorme, y toda la vida humana es así; están todas las complejidades, los problemas, dolor, sufrimiento, ansiedad, todo está en ese río del que formamos parte. Cuando esa parte muere, la corriente sigue. La manifestación de la corriente es usted, con su nombre, con sus cualidades, etc.; sigue formando parte de esa corriente. ¿Están captando...? ¿Entienden, señores? Son parte de la corriente, y estamos hablando de terminar con esa corriente; ¿siguen? Salirse por completo de esa corriente, dejar de pertenecer a ella, porque la corriente es conflicto, confusión, dolor, apego, desapego, lo que es correcto, lo que es...; ¿entienden? Esa lucha que opera dentro de uno. Por eso decimos que mientras vivimos, somos conscientes, tenemos energía, padecemos desdicha, estamos activos, todo esto, ver si podemos terminar con algo voluntariamente, no con un motivo. Terminar voluntariamente con el apego es el principio de algo totalmente nuevo; ¿lo han captado? Porque el « yo », el « mí » es una continuidad. El « yo » no solo genéticamente se ha transmitido durante siglos, de generación en... Es una forma de continuidad, y lo que tiene continuidad es mecánico, no hay nada nuevo; ¿entienden? No sé si... Es maravilloso si lo captan.

Ahora bien, tenemos otro punto, otra cosa. La continuidad existirá mientras el cerebro, por favor, escuchen, no estén de acuerdo, solo escuchen, mientras el cerebro registre; ¿entienden? ¿Están siguiendo? Mientras uno registre las heridas, el dolor, mientras el cerebro registre todo esto, habrá continuidad, habrá esa idea de que « yo tengo continuidad », y esa continuidad se considera una disminución progresiva, ...el fin gradual del « yo »; ¿entienden? Así que, mientras el cerebro registre, como una computadora, será mecánico. Cuando les insultan o les halagan, lo registran; durante siglos y siglos lo hemos registrado; ¿siguen? Este es nuestro condicionamiento, todo nuestro movimiento progresivo. Por eso preguntamos: ¿es posible, por favor, escuchen primero la pregunta, es posible no registrar, excepto lo necesario y nada más? ¿Entienden? Bien, resulta un poco difícil. ¿Por qué debemos registrar una herida? ¿De acuerdo? ¿Por qué registrar el insulto o el halago? ¿Entienden? ¿Se lo pregunto, por qué? Cuando uno registra, cuando el cerebro registra, ese registro impide observar a la persona que le ha insultado. Es decir, si observan a la persona que les ha insultado o halagado con ese registro en la mente, en el cerebro, nunca verán realmente cómo es; ¿entienden? ¿Entienden lo que estoy diciendo? Vamos, señores. Su cerebro registra algo, ese registro es continuidad, y en esa continuidad encuentran seguridad. Digo: « Me han herido; por tanto, lo registro, lo guardo, y así evito que me vuelvan a herir, tanto física como psicológicamente »; ¿entienden? En lo físico es necesario, pero ¿es necesario en lo psicológico? ¿Entienden mi pregunta?

Uno se siente herido. Se siente herido porque la herida es un movimiento del tiempo, es decir, intensifica la imagen que uno tiene de sí mismo, y cuando esa imagen es instigada se siente herido; ¿de acuerdo? Mientras uno tenga una imagen de sí mismo, será herido, siempre; entonces, ¿es posible no tener ninguna imagen, y, por tanto, no registrar? ¿Están siguiendo todo esto?

Porque estamos, escuchen, por favor, estamos poniendo los cimientos para descubrir lo que es la meditación, porque si tienen miedo, hagan lo que hagan, no será meditación. Si son nacionalistas, ambiciosos, codiciosos, si son eso o aquello, podrán estar de puntillas toda su vida, pero nunca conocerán lo que es la meditación. Por eso hemos dicho, con mucho cuidado, desde el principio de estas charlas, que el comprendernos a nosotros mismos es parte de la meditación, comprender el sufrimiento, el dolor, el miedo, la ansiedad, de manera que la mente, la consciencia con todo su contenido sea eliminada. Así que preguntamos: ¿es posible no registrar nada psicológico, solo registrar lo que es necesario y relevante? Porque si establecemos, cuando tenemos orden en la vida diaria, orden, tal como vimos con detenimiento el otro día, cuando tenemos orden hay libertad. Tan solo la mente desordenada busca orden; pero, cuando hay orden total, entonces ese mismo orden es libertad. Por eso preguntamos: ¿es posible solo registrar el conocimiento operativo? Por favor, escuchen, trabajen conmigo. Registrar el conocimiento relevante necesario para vivir una vida ordenada, en el sentido común de ir a la oficina, conducir un automóvil, reconocer a su esposa o esposo, reconocer su nombre, etc.; ese conocimiento es relevante y necesario. Ahora bien, estamos diciendo que en lo psicológico, en lo interno, no es necesario, no hay nada relevante que registrar; ¿es eso posible? ¿Entiende, señor? Puede verlo intelectualmente, lógicamente o verbalmente, pero que eso se dé, vivir eso, ¿comprenden?, ver eso en su vida, eso es un asunto muy diferente. Si me permiten, ahora voy a investigarlo, porque hay muchas cosas de las que hablar. Desearía poder hablarles cada día, pero no puedo, y probablemente se alegran de que no pueda.

Bien, en primer lugar, para investigar eso en profundidad, uno debe comprender la naturaleza de su propia consciencia. Siento hacerlo todo tan difícil; no lo es. ¿Qué es su consciencia? ¿Alguna vez se lo han preguntado? Su consciencia es su propio contenido; ¿no es cierto? Sin contenido no existiría; ¿verdad? ¿Pueden verlo? Vamos, señor, ¡ayúdeme! ¿Sí? De modo que el contenido hace la consciencia; el contenido es nuestra tradición, nuestra ansiedad, nuestro nombre, nuestra posición; ¿entienden? Eso es el contenido, y esa es nuestra consciencia. Y el pensamiento no está satisfecho con esa consciencia, por eso dice que debe haber una superconsciencia, algo superior, pero ese movimiento de lo inferior a lo superior sigue siendo el movimiento del pensamiento. El pensamiento es un proceso material; por tanto, es parte de esa consciencia. Me pregunto si lo captan; ¿lo entienden? ¿Lo han entendido? Es parte de esa consciencia que afirma que existe una consciencia infinita, cósmica, superior, pero sigue estando en el campo de esa consciencia, que tiene su propia continuidad, y esa continuidad es su contenido; ¿de acuerdo? Véanlo aunque sea verbalmente, intelectualmente; ya es suficiente. Esa consciencia tiene su propia continuidad, el apego y todas estas cosas.

De modo que estamos preguntando: ¿puede esa consciencia, con todo su contenido, que es parte del cerebro, que es parte de la mente, siendo la mente el cerebro, la emoción, todo esto, la mente es parte de la consciencia, puede toda esa consciencia... darse cuenta de su contenido, de su duración, y seleccionar una parte de esa consciencia como es el apego, y eliminarlo? ¿Entienden? Hacerlo de forma voluntaria, lo cual significa romper la continuidad. Me pregunto si lo están siguiendo. Significa, preguntamos: ¿es posible registrar solo lo que es necesario, relevante, y nada más? Entiendan la belleza de la pregunta, las implicaciones y la profundidad de la pregunta. Nosotros decimos que es posible. ¡Lo explicaré! Pero la explicación no es el hecho. No se queden atrapados en las explicaciones, sino que a través de las explicaciones lleguen al hecho; entonces las explicaciones tendrán valor. Los comentaristas dan explicaciones, pero nunca llegan al hecho; ¿no es cierto? Así que estamos diciendo: lo que tiene continuidad es el movimiento del tiempo, el movimiento del pensamiento, el movimiento del conocimiento desde el pasado que se modifica en el presente y sigue. Este es todo el proceso de registrar; ¿correcto? Sigamos. Todo movimiento se registra en el cerebro, de lo contrario no tendríamos conocimientos. Ese es todo el movimiento, y estamos diciendo que ese movimiento ha dominado el campo psicológico; ¿entienden? Es evidente que el conocimiento es necesario, de otra forma no podríamos funcionar ni hablar, no voy a explicarlo ahora, es un asunto diferente, es algo realmente interesante si quieren investigarlo, pero no voy a entrar en eso ahora. ¿Qué estábamos diciendo?

Interlocutor: El conocimiento es necesario para poder actuar.

Krishnamurti: Decíamos que el conocimiento es continuidad, y en esta continuidad el cerebro encuentra seguridad, por eso registra; ¿entienden? Pero el conocimiento siempre es limitado; no existe un conocimiento absoluto. Por tanto, el cerebro, al encontrar seguridad en el movimiento del conocimiento, se aferra a él, y traduce cada incidente de acuerdo con el pasado. Así es como el pasado tiene tanta importancia en el cerebro, porque el cerebro en sí mismo es pasado. Y el intelecto dice, es lógico que lo diga como hemos explicado, el intelecto dice, el intelecto lo explica verbalmente, el intelecto dice: « Veo muy claramente que lo que tiene continuidad no tiene nada de nuevo, no tiene un nuevo perfume, no hay un cielo nuevo, una nueva tierra ». Y el intelecto sigue diciendo: « ¿Es posible terminar con la continuidad sin que peligre el cerebro? » ¿Entienden? Porque sin continuidad está perdido, por eso dice: « Si no hay continuidad... » El intelecto se dice a sí mismo, dice: « Si termino con la continuidad, ¿entonces qué? » El cerebro requiere estar seguro; ¿qué sucede, entonces? Si puede encontrar algo en el terminar y el empezar, entonces dice: « Muy bien, ya lo tengo, me siento seguro »; ¿entienden? Así que el cerebro dice: « Solo puedo funcionar en la seguridad », sea falsa o verdadera, pero seguridad, y la continuidad le da esa seguridad, que es el proceso de registrar; ¿siguen? El registrar, eso es lo que le da seguridad, y usted viene y me dice, le dice al cerebro: « Registra solo lo que es necesario, relevante; no registres nada más ». ¿Entienden mi pregunta? De pronto se siente perdido, pregunta: « ¿Qué quiere decir con eso? » Debido a que está funcionando sin seguridad, dice: ¡Déme seguridad y le seguiré »; ¿lo entienden?

Yo digo que hay seguridad, pero no esa clase de seguridad, la cual es poner el conocimiento, el pensamiento en su justo lugar; ¿de acuerdo? En la vida, el orden solo es posible cuando el cerebro comprende que vive en desorden, lo cual llama seguridad. Pero cuando se da cuenta de que la seguridad implica poner todo en orden, a saber, todo lo relevante y nada irrelevante, ¿están siguiendo todo esto?, entonces el cerebro dice: « Comprendo, lo he captado ». Eso significa: « He percibido todo el movimiento de la continuidad »; ¿de acuerdo? ¿Entienden? Ha tenido una percepción profunda, y esa percepción surge del orden completo, es decir, el cerebro ha puesto cada cosa en su lugar. Entonces hay percepción completa de todo el movimiento de la consciencia, y eso significa que el cerebro solo registra lo que no... Solo lo que es necesario y nada más. ¿Lo han captado? ¿Han entendido algo? Eso implica que la actividad cerebral experimenta un cambio, la misma estructura del cerebro cambia, porque, al ver algo nuevo por primera vez, nace una nueva forma de funcionar; ¿entienden todo esto? Señor, su brazo, este brazo, se desarrolla por utilidad, ¿correcto? Asimismo, cuando el cerebro descubre un nuevo... Cuando ve algo nuevo, eso es una funcción nueva que acaba de nacer, ¿de acuerdo?; opera un nuevo organismo. Me pregunto si... No importa. Estamos diciendo que es del todo necesario que la mente, que el cerebro sea joven, vital, inocente, sensible, lozano, y eso sucede cuando no hay ningún registro psicológico.

También debemos investigar la cuestión: ¿está el amor dentro de la consciencia? ¿Entienden la pregunta? ¿Tiene el amor continuidad? ¿Comprenden? Por favor, primero escuchen la pregunta, no estén de acuerdo o... Solo escuchen. Decíamos que la consciencia es continuidad, tradición y todo esto, pero ¿es el amor parte de este campo o está por completo fuera de él? ¿Entienden? Estoy preguntando, retando, no digan sí o no, lo vamos a investigar. Porque, si está en ese campo de nuestra consciencia, sigue siendo parte del pensamiento; ¿no es cierto? Porque el contenido de nuestra consciencia está creado por el pensamiento: creencias, dioses, supersticiones, tradiciones, todo esto; el miedo es parte del pensamiento. Pero ¿es el amor parte del pensamiento, entienden, es parte de la consciencia? Lo cual significa: ¿es el amor deseo, es el amor placer, es sexo y todas estas cosas? ¿Es el amor parte de este proceso del pensamiento? Lo que significa: ¿es el amor un recuerdo? ¿Entienden todo esto? El amor no puede existir o surgir, igual que el fresco rocío matinal, si el intelecto es lo importante; ¿no es cierto? Y nuestra civilización adora el intelecto, es decir, lo adora porque crea teorías: hay Brahman, no hay Brahman, hay Dios, no hay Dios; ¿siguen? Ha creado los principios, los ideales, el supremo, el doble supremo o el triple supremo. Así que preguntamos: ¿es el amor parte de esa corriente, de esa consciencia? ¿Puede existir el amor si hay celos? ¿Puede existir el amor si estoy apegado a mi esposa, a mi esposo, a mis hijos? ¿Puede existir el amor si tengo el recuerdo del acto sexual, la memoria, la escena, todo esto? ¿Tiene el amor continuidad? Por favor, investíguenlo, ¡por el amor de Dios!, descúbranlo, porque esa cosa no existe en sus corazones, por eso hay tanto desorden en el mundo.

Para dar con ese amor, toda la corriente de la consciencia debe terminar; ¿no es cierto? Siendo la consciencia los celos, el antagonismo, la ambición, el deseo de posición, el deseo de llegar a ser grande y noble, etc., o de buscar poder, ¿entienden?, poder, ya sea siddhis, ya saben, levitación y todo este tipo de tonterías, o poder y posición política, religiosa, poder sobre su esposa, su esposo, sobre sus hijos; implica todo esto. Donde existe alguna forma de egoísmo lo otro no puede manifestarse. La esencia del egoísmo es el proceso de registrar, y decíamos el otro día, ayer, que cuando el sufrimiento termina empieza la compasión. Sin embargo, utilizamos el sufrimiento para avanzar, para ser más y más mejores. No obstante, con el terminar surge algo que es infinitamente nuevo.

Y bien, ahora podemos hablar de meditación. No adopten posturas, no se sienten erguidos y digan: « Voy a meditar ». Solo estén confortables, eso es todo. Señor, están implicadas diversas cosas en la meditación. Primero, debe haber espacio, no solo espacio físico, sino espacio dentro de la mente, lo cual significa no estar ocupado; ¿entiende? ¿Lo entiende? Debido a que toda nuestra nuestra mente está ocupada, ¿cómo es posible detener ese parloteo? Debo dedicarme a tener espacio, a estar silencioso; ¿siguen? La ocupación de la ama de casa, con su cocina, con sus hijos, la de un devoto con su dios, la del hombre con el sexo, con su trabajo, con su ambición, con su posición, toda la mente está ocupada, y, por tanto, no hay espacio; ¿entienden? Establecemos orden en nuestra vida, no el orden de la disciplina, del control, eso se terminó, sino que establecemos orden porque vemos, inteligentemente, vemos que el orden solo puede surgir de la comprensión del desorden. Ya lo investigamos; no voy a hacerlo de nuevo.

Así que hemos traído orden a nuestra vida, orden a nuestra relación, lo cual es muy importante porque la vida es relación, un movimiento, una acción en la relación. Si no tiene orden en la relación con su esposa, con su esposo, con sus hijos, con su vecino, sea el vecino cercano o lejano, olvídese de la meditación, porque, si su vida está en desorden y trata de meditar, caerá en las trampas de la ilusión. Por eso durante estas charlas hemos dicho, si han sido serios, si han seguido, hemos generado orden, orden absoluto, no orden provisional sino orden absoluto. Ese orden puede mirar al orden cósmico, ¿entienden?, tiene relación; no voy a entrar en eso. Solo permítanme investigarlo un poco. Este orden tiene relación con el orden cósmico. El orden cósmico es la salida y la puesta del sol, el maravilloso cielo al atardecer con toda su belleza. Examinar el universo meramente con un telescopio no es orden. Hablamos de orden aquí, en nuestra vida; ese orden tiene una extraordinaria relación con el universo. ¿Entienden todo esto? No importa.

Estábamos diciendo que una mente ocupada no tiene orden, no tiene espacio, y una mente llena de problemas, ¿cómo puede tener espacio? Así, cuando surge un problema, debemos solucionarlo inmediatamente para tener espacio; ¿entienden? Eso es parte de la meditación, no arrastrar los problemas día tras día, tras día. El otro día me reuní con una señora que dijo: « Cuando usted era joven me hirió psicológicamente y aún me siento herida ». Ha estado sesenta años herida, ¡oh!, no se dan cuenta. Entonces, ¿es posible no estar ocupado, lo cual no significa irresponsabilidad? ¿Entienden? Todo lo contrario: cuando no están ocupados, pueden prestar atención a la responsabilidad. Solo una mente ocupada está confundida, y, por tanto, la responsabilidad se vuelve horrible; entonces la responsabilidad se convierte en culpa y todo esto. Por favor, no pregunten cómo dejar de estar ocupado. Si dicen: « Por favor, dígame un sistema, un método, todo esto », entonces estarán ocupados con el sistema, con el método, con el eslogan y todas esas cosas. Pero si ven, si tienen una percepción, si ven que una mente ocupada es una mente destructiva, que no es una mente libre, que no tiene espacio, si lo ven, algo sucede.

La siguiente cuestión es, ¡oh, Dios mío!, atención, inatención y distracción. ¿Entienden? Atención, inatención, concentración y distracción. ¿Están cansados? Estamos diciendo que la distracción no existe; por favor, vean este punto con cuidado. No existe tal cosa como la distracción. Lo explicaré, lo investigaré.

Cuando intentan concentrarse, solo entonces hay distracción; ¿de acuerdo? O sea, el pensamiento dice, escuchen con cuidado, por favor, el pensamiento dice: « Me concentraré en esto », una imagen, un cuadro, una idea, la palabra « OM » o lo que sea, « me concentraré en eso », y el pensamiento enfoca la energía ahí, pero el pensamiento sigue divagando, y el mismo pensamiento dice que es una distracción; dice: « Debo estar atento ». Ambos son movimientos del pensamiento; ¿entienden todo esto? Por tanto, no hay distracción; solo existe el movimiento del pensamiento. ¿De acuerdo? Y concentración implica encerrarse, resistir, ¿no es cierto? Estamos diciendo que, si hay concentración, lo cual es pensamiento enfocando la energía en una cosa concreta, en una imagen, sea lo que sea en lo que quiera concentrarse, en este proceso de concentración el pensamiento divaga, y a eso lo llamamos distracción, pero esa concentración y el movimiento de alejarse es parte del pensamiento. Nunca se diga a sí mismo: « Estoy distraído », porque así eliminará el conflicto entre la concentración y la distracción. ¿Están captando lo que...? Vamos, señores. Estamos diciendo, si lo han entendido, entonces hay atención. Atención; ¿están atentos ahora? Atención significa... ¿Qué significa? Si realmente están atentos, no existe un centro desde el cual atienden; ¿no es cierto? ¿Lo entienden? Y esa atención no puede, aunque les gustaría, tener continuidad; ¿de acuerdo? ¿Están siguiendo? La continuidad es inatención; ¿lo han entendido? Lo explicaré. Cuando están atentos, lo cual significa escuchar... Explicaré lo que significa eso. Escuchar, el arte de escuchar, el arte de ver, el arte de escuchar, es el movimiento total de la atención. En esa atención no existe un centro que diga: « Estoy aprendiendo, escuchando, viendo »; solo existe esta vasta sensación de totalidad, que es observar, escuchar, aprender, y en esa atención no interfiere el movimiento del pensamiento. No sé si se han dado cuenta; no interviene el movimiento del pensamiento. Esa atención no puede mantenerse, pero el pensamiento dice: « Debo encontrar cómo hacerlo, cómo conseguir, cómo alcanzar esa atención ». Pero ese movimiento de buscar, ese movimiento que quiere capturar la atención es inatención, es falta de atención; ¿lo han entendido? Ahora bien, darse cuenta, darse cuenta de este movimiento que se aleja de la atención, es atención; ¿lo han captado? ¿Lo han entendido?

Decíamos que la mente debe tener espacio, espacio ilimitado, y eso solo puede suceder si no hay parloteo, si no hay problemas, porque los problemas son... Así que el movimiento de la mente al dormir también es tranquilo, no está soñando constantemente, porque a medida que surgen los problemas los resuelve. No voy a investigarlo; tomaría mucho tiempo.

Necesitamos enorme espacio, y tan solo puede tener espacio cuando no existe un centro. En el momento en que tenemos un centro, crearemos una circunferencia, un diámetro, un movimiento del centro hacia la periferia. De modo que espacio implica ningún centro; por tanto, un espacio totalmente ilimitado. Como decíamos, la concentración es una distracción del pensamiento; el pensamiento en sí mismo es distracción. Y atención implica dedicar toda la energía a escuchar, a ver, ¿de acuerdo?; en eso no existe ningún centro. Entonces surge una mente que ha comprendido el orden, que está libre de miedo, que ha puesto fin al sufrimiento, que ha comprendido la naturaleza del placer y le da su justo lugar, etc. Entonces, la pregunta es: ¿cuál es la cualidad de la mente que está en completo silencio? No cómo lograr el silencio, o cómo tener paz en la mente. Eso es lo que todos quieren, tener paz en la mente, pero solo tendrán ¡un pedacito! Estamos hablando de la cualidad de la mente que está en el silencio más absoluto e ilimitado.

Está el silencio entre dos notas, el silencio entre dos pensamientos, el silencio entre dos movimientos, el silencio entre dos guerras, el silencio entre esposo y esposa antes de que empiece la pelea, antes de que empiecen todas las cosas que suceden, etc. No estamos hablando de esa cualidad del silencio, porque son pasajeros, se desvanecen, sino que estamos hablando de un silencio que no es un producto del pensamiento, que no es cultivable, que tan solo surge cuando se comprende todo el movimiento de la existencia; ¿entienden, señores? Entonces, adviene... En ese silencio no hay preguntas ni respuestas, no hay retos, no hay búsqueda; todo termina. En ese silencio, si uno llega a él, con una gran sensación de espacio y belleza, con esa sensación extraordinaria de energía, entonces adviene eso que es eterno e ilimitadamente sagrado, lo cual no es un producto de la civilización o del pensamiento; es el movimiento completo de la meditación.

Sexta charla pública, Madras - 1979

Domingo 14 Enero 1979

© 2016 Copyright by Krishnamurti Foundations

Sauf mention contraire, le contenu de ce site est mis à disposition
selon les termes de la Licence CC BY-SA 4.0
Web Statistics