Sugerencia
Subscribe to the Subscribe
And/or subscribe to the Daily Meditation Newsletter (Many languages)
Print   pdf Pdf
                         Diaspora      rss 

¿Es el pensamiento el instrumento para la acción correcta?

Segunda Charla pública en Brockwwod Park, 1979

30 Noviembre 1979

Si puedo recordárselo, esto no es un entretenimiento, no se trata de convertir a nadie, no es una reunión de propaganda, estamos reunidos para un propósito serio, al menos lo es para el orador, así que espero que también ustedes sean muy serios.

Lo que dijimos ayer, creo que conviene repetirlo brevemente, porque puede que esta mañana haya nuevas personas aquí. Hablamos de darse cuenta de uno mismo, de ser consciente de uno mismo, de nuestras propias reacciones, de nuestros pensamientos y ambiciones internas, de las distintas formas de sufrimiento, de los placeres y de todos los afanes del ser humano, darse cuenta de todo eso. Darse cuenta sin elección, sólo darse cuenta, sin dirección, sin ninguna clase de presión, sólo ser consciente de todas las actividades internas y externas que operan, en especial la actividad psicológica de la mente humana. Eso exige una atención muy profunda, no se trata de análisis sino de observación limpia, una observación sin ninguna elección, sin ninguna dirección, sin ninguna clase de presión, lo cual requiere atención profunda.

También dijimos que la religión es el único factor que puede unir a la humanidad, sea de oriente o de occidente, del norte o del sur. Pero hoy en día, las religiones, por su misma naturaleza, son destructivas, confusas, divisivas, basadas en creencias, dogmas, rituales, en tradiciones y en posiciones jerárquicas. Cualquier religión organizada no es religión en absoluto, sólo es una gran superstición donde el deseo juega un papel importante y, por tanto, conduce a una gran confusión.

La religión sólo puede surgir a través de la meditación, la cual investigaremos a medida que avancemos en estas cuatro charlas y sesiones de preguntas y respuestas. Además hablamos de si era posible pensar juntos. A la mayoría, nuestras carreras nos exigen todo nuestro pensamiento, si somos arquitectos, ingenieros, científicos, etc., ..dirigimos nuestro pensamiento en una dirección concreta. Toda nuestra vida depende de ello, y así, estamos condicionados a un cierto tipo de pensamiento o a una forma de pensar. Y se vuelve muy difícil para aquellos que están atrapados en una línea particular de pensamiento, tener la capacidad de pensar, no sobre algo concreto, sino en todo el movimiento del pensamiento en sí mismo. Eso fue lo que hablamos ayer. Y ahora es realmente muy importante, aunque sea una probabilidad, que los seres humanos se unan, no basándose en una creencia, un ideal, en una autoridad, sino que tengan la capacidad, la intención y la seriedad de pensar juntos. No pensar sobre algo, lo cual es relativamente fácil, sino tener la dedicación, el afecto, la atención y, tal vez, el amor, para ser capaces de comunicarnos entre nosotros sin ninguna barrera, de modo que sus pensamientos y el pensamiento del orador se unan.

También dijimos que deberíamos ser capaces de crear una buena sociedad. Los antiguos griegos e hindúes, y otros, hablaban de crear una buena sociedad en algún futuro, basándose en ciertas ideas, en conceptos, en conclusiones intelectuales y, tal vez, muy raramente, en sus propias experiencias, para que hubiera en el mundo un número de personas que crearán una sociedad esencialmente buena, y así la humanidad viviera en esta tierra felizmente, sin conflictos, sin guerras, sin matarse unos a otros. Pero tal sociedad no existe, a pesar de los 2, 3, 5, ó 10 millones de años de vida humana. Las religiones han tratado de hacerlo, pero en su misma naturaleza, en su misma organización, son separativas, se basan en creencias, en dogmas, en rituales, en autoridad, etc., lo cual se vuelve realmente un sin sentido. Aunque este tipo de organizaciones ofrecen cierta sensación de seguridad, esa misma seguridad se convierte en inseguridad cuando se basa en una ilusión. Creo que todo esto está muy claro, si uno ha investigado todo este asunto.

Ahora bien, ¿es posible mientras vivimos en esta tierra, que no es ni británica ni inglesa, ni británica ni francesa,etc., sino que es nuestra tierra. ¿Es posible vivir pacíficamente ahora? Eso no significa una utópica sociedad futura basada en la bondad, sino producir de verdad en nuestra vida diaria esa buena sociedad. Lo cual significa tener una correcta relación unos con otros, una relación que no se base en imágenes del pasado, acumuladas por el pensamiento, sino una relación en la que eso que realmente está sucediendo en esa relación de reacciones, darse cuenta de esas reacciones y no construir, a partir de esas reacciones, diferentes imágenes que impidan una verdadera relación con los demás, ya sea íntima o impersonal. ¿Es eso posible? Es decir, ¿puede la mente humana que ha sido condicionada durante miles de años, puede tal mente condicionada darse cuenta de sí misma, conocer todos los entresijos y las complejidades y las reacciones de la mente humana basadas en los sentidos, darse cuenta de sí misma y producir una profunda transformación, una mutación en sí misma? Esa es la verdadera cuestión. Espero que estemos comunicándonos mutuamente, ¿o voy demasiado rápido?

Tal vez, la mayoría no estemos habituados a pensar de ese modo o a esa clase de explicación, sin embargo, las explicaciones no son la realidad. Uno puede describir una montaña, pero estar cerca de una montaña, ver realmente su belleza, su dignidad, su majestuosidad, es algo por completo diferente de la descripción de esa montaña. La mayoría estamos satisfechos sentados en un sillón, nos conformamos con que nos hagan sentir románticos con explicaciones, pinturas, etc., acerca de la montaña. Pero nosotros, en realidad, no estamos tratando con las montañas, sino con la vida diaria real, y ¿puede esa vida que ahora es tan penosa, llena de esfuerzos, luchas, competitividad, brutalidad, de terror, ya saben todo lo que nos pasa en nuestra día a día, podemos transformarla? No en algún futuro idílico cuando cambiemos por completo el medio para generar esa transformación, lo cual es imposible. Los totalitarios lo han intentado, cambiar el medio para, como han dicho, que la mente humana se transforme entonces, pero se ha demostrado que eso es absurdo. También están aquellos que dicen que el condicionamiento humano, la condición de la mente humana nunca puede cambiar, que uno debe aceptarla, vivir con ella, modificarla, refinarla y hacerla mucho más placentera. Pero nosotros decimos todo lo contrario que esos dos decimos que la mente humana puede transformarse sin caer en otro condicionamiento ni en otro conjunto de creencias, de dogmas y todas esas tonterías, sino realmente producir en sí misma una cualidad religiosa, único factor que puede producir unidad entre todos los seres humanos. Todas las organizaciones han fracasado y, no parecemos ver que tales organizaciones nunca lo lograrán, seguimos adictos a las organizaciones, como una droga, como al whisky, etc. Creemos que organizando, todo estará mejor.

Tal vez, algunos han escuchado esa historia que repito con frecuencia. Había dos amigos que caminaban por una carretera y mientras andaban, uno de ellos recogió algo del suelo, lo miró, y toda su cara cambió, se iluminó, y muy contento lo guardó en su bolsillo. El otro amigo le preguntó, « ¿qué encontraste?, ¿por qué estás tan contento? ». ¡Oh!, respondió, « encontré un pedazo de la verdad, es tan inmesamente hermoso ». Entonces, el amigo le dice, « ahora, organicémoslo ». Creemos que a través de las organizaciones, por muy respetadas, reconocidas, con abundante dinero, etc., bendecidas por todos los cánones del mundo, nunca esas organizaciones han generado unidad en la mente humana, porque en su propia estructura, en esencia son divisivas, separativas, se basan en idealismos o creencias, por tanto, son esencialmente destructivas, para poder generar esta unidad de la mente humana, lo cual requiere amor, afecto, cuidado, atención, responsabilidad. Espero que nos estemos entendiendo, ¿lo hacemos? ¿O estoy hablando para mí mismo?

Interlocutor: ¿Puedo hacer una pregunta, señor?

Krishnamurti: Señor, el turno para las preguntas será pasado mañana, si aún sigue aquí, si todavía está interesado.

Así que nuestra pregunta es, y siempre ha sido, ¿puede la mente humana, la consciencia humana con todo su contenido, con la agonía, el dolor, la ansiedad, la soledad, la sensación de angustia, el deseo de realizarse, la frustración, toda la lucha humana, esa consciencia con sus imágenes de Dios, ya saben, todo eso, puede esa consciencia transformarse? De lo contrario, siempre estaremos separados, por favor, presten un poco de atención, separados, seremos destructivos, egocéntricos, perpetuaremos guerras, y mantendremos la interminable división de nacionalidades, de razas, de color, etc. Así pues, si uno es serio y está realmente interesado en la humanidad, en el hombre con todos sus problemas económicos, sociales, religiosos, en todo eso, ¿puede esa mente cambiar completamente?

Quien les habla dice que puede hacerse, debe hacerse. Entonces, la pregunta que surge es, ¿de qué manera se puede hacer? ¿Se requiere disciplina? ¿Entienden, señores? ¿Nos estamos comunicando? ¿Están siguiendo? No verbal o intelectualmente, sino de verdad, dándose cuenta de su propio condicionamiento, del número de creencias, de experiencias, de dogmas, ya saben, de toda la existencia humana, tomar consciencia de ello. ¿No preguntarían si es posible transformar ese enorme pasado, con todo el conocimiento acumulado, ¿se puede transformar? El conocimiento, sea del pasado o del presente, el adquirir conocimiento, siempre es incompleto, no existe conocimiento como un todo, por eso, el conocimiento va de la mano de la ignorancia. Por favor, entiendan, es muy importante que lo entiendan. El conocimiento nunca puede ser completo, por tanto, el conocimiento siempre va acompañado de ignorancia, parte del conocimiento es parte de la ignorancia, y si seguimos confiando por completo en el conocimiento como medio para avanzar, para el progreso del hombre, a su vez, seguiremos manteniendo la ignorancia. Por tanto, estará siempre esa lucha entre ignorancia y conocimiento. Estamos diciendo que los seres humanos viven sus vidas en el pasado, toda su vida es un movimiento del pasado, si lo observan por sí mismos verán como vivimos en los miles de ayeres, en nuestros recuerdos, experiencias, heridas, fracasos, ya saben, ese movimiento completo del tiempo que es el pasado, y ¿puede ese movimiento terminar de manera que la mente sea clara, jóven, vital y nueva? El conocimiento a cierto nivel es necesario, si uno es médico debe tener conocimientos, un cirujano debe tener conocimientos, si es un buen carpintero debe tener muchos conocimientos de la madera, de las herramientas, etc. Pero el conocimiento es el resultado de la experiencia acumulada durante miles y miles de años por la gente a lo largo de milenios, está almacenado en nuestro cerebro desde la niñez, en los genes, etc., y ese conocimiento basado en la experiencia es memoria, ¿entienden? Es algo muy simple, no es altamente intelectual o algo por el estilo. Y el pensamiento es el resultado del movimiento de la memoria, y como el conocimiento siempre es ignorancia, nuestra memoria es siempre limitada, por consiguiente, el pensamiento es limitado. El pensamiento puede imaginar que puede ver, percibir o experimentar lo ilimitado, pero el pensamiento en sí mismo es el resultado del conocimiento con su ignorancia, y por tanto, en esencia, básicamente es limitado, fragmentado, y nunca podrá concebir el todo. De nuevo, esto se vuelve muy claro y simple si investigan todo el tema del pensamiento. Toda nuestra naturaleza, toda nuestra civilización, todas las catedrales y todas las cosas en las catedrales, los rituales, todo ese circo está basado en el pensamiento. Así pues, el pensamiento nunca puede ser sagrado, aunque cree una imagen y la llame sagrada, lo que el pensamiento crea no es sagrado, porque el pensamiento en sí mismo es limitado. Estamos atrapados en las imágenes creadas por el pensamiento, por eso, por favor, sigan esto, el pensamiento nunca puede producir una transformación total de la mente humana, ¿entienden? Porque todas las cosas que el pensamiento ha creado como consciencia, ¿les interesa todo esto?

Audiencia: siga, siga.

Krishnamurti: ¿No?

Audiencia: Siga, siga, por favor.

Krishnamurti: Señores, si no lo están, no se molesten en escuchar, porque esto es realmente muy, muy serio. Si se han tomado la molestia de venir hasta aquí, con ese clima tan horrible, y quieren averiguar lo que la otra persona, lo que el orador está tratando de exponer, tienen que escuchar, tienen que descubrir, y en el mismo proceso de averiguarlo deben constatarlo, no acepten nada de lo que el orador dice, aunque esté sentado en esta plataforma elevada, eso no le da ninguna autoridad. Estamos investigando la naturaleza total del hombre y si es posible transformarla, porque nuestra forma de vida es terrible, destructiva, no tiene sentido, ir todos los días a la oficina o a la fábrica, ya conocen todo esto. Desde el momento en que pasan su examen en la escuela o donde sea, el resto de su vida acuden a la oficina, luchan, luchan y luchan, y así la vida se vuelve un completo sinsentido.

De modo que, estamos diciendo, el pensamiento ha creado la arquitectura más hermosa, tanto en oriente como en occidente, y las cosas que han colocado dentro de todas las diferentes iglesias, por favor, no se enojen, sólo estamos describiéndolo, son hechos, no se resistan, sólo observen, escuchen, y si no quieren escuchar no escuchen, o si no quieren ser maleducados salgan silenciosamente, porque eso que estamos diciendo es totalmente opuesto a todo lo que está sucediendo en el mundo. Estamos apelando a una revolución psicológica, lo cual significa transformar la mente humana con todo lo que el pensamiento ha puesto dentro.

Por eso, estamos diciendo que el pensamiento, haga lo que haga, debido a que en sí mismo es parcial, limitado, estrecho, se basa en el conocimiento y el conocimiento conlleva ignorancia, por tanto, cualquier cosa que el pensamiento haga, aunque escriba magníficamente, paraísos románticos, teorías sobre Dios, teorías de cómo debería ser la sociedad, etc., cualquier cosa que haga, no podrá producir un cambio radical. El pensamiento tiene su justo lugar, uno no puede regresar a su casa sin saber, sin pensar, si sufrieran amnesia total estarían perdidos. De manera que el pensamiento tiene su justo lugar, pero el pensamiento no puede generar ese cambio. Si lo ven y lo admiten, incluso intelectualmente, entonces, ¿qué harán? ¿Entienden mi pregunta?

Por favor, comprendan esto muy profundamente, de lo contrario se perderán toda la cuestión. El hombre, tanto en oriente como en occidente, ha tratado de depender del pensamiento, los antiguos griegos, hindúes y chinos, dependieron del pensamiento y decían que eso ayudaría al hombre a cambiar, a producir una cultura diferente, una sociedad distinta, pero el pensamiento no ha logrado hacerlo. Si uno realmente se da cuenta de ese hecho, no como una teoría, no como algo que se logra con argumentos, con opiniones opuestas, sino como un hecho real, entonces, la siguiente pregunta es, ¿cuál es el factor capaz de producir ese cambio? Si el pensamiento no puede, ¿qué lo hará? ¿Entienden? Si un buen carpintero tiene una herramienta que no le sirve, la descarta, pero nosotros no lo hacemos, la guardamos, tenemos la esperanza de que un milagro la hará funcionar. No la descartamos .y por tanto, tenemos la capacidad de mirar en otra dirección, porque temen que el pensamiento no solucione todos nuestros problemas, incluyendo los políticos, religiosos o económicos pero si el pensamiento no es la solución y si dicen: « muy bien, dejaré al pensamiento a un lado, porque el pensamiento tiene su lugar », entonces la mente se libera de un instrumento inútil, aunque tenga su propio lugar, y en ese momento, tiene la capacidad de mirar en otras direcciones. Me pregunto si entienden todo esto. Espero que estén haciéndolo, no meramente escuchando una serie de palabras, sino que al considerarlo inútil lo descarten,

por tanto, ¿qué queda si el pensamiento no es la herramienta para la acción correcta? ¿Cuál es, entonces, el instrumento? ¿Entienden? ¿Estamos juntos en todo esto? ¿Qué dicen? Nuestros sentidos forman la totalidad de nuestra mente, es obvio, pero sólo utilizamos estos sentidos parcialmente, ¿verdad? Uno o dos sentidos están muy despiertos y activos, los otros permanecen inactivos, ¿no es así? ¿Es posible observar con todos nuestros sentidos, no con uno o dos sentidos, sino con todos los sentidos sumamente atentos? ¿Entienden la pregunta? Eso quiere decir, ¿existe una observación que no sea un instrumento del pensamiento? ¿Están siguiendo? ¿Puedo continuar? No para su entretenimiento, sino que lo están haciendo junto con el orador, lo estamos haciendo juntos, eso significa que avanzamos con cuidado, con atención, con afecto, con amor, juntos. De lo contrario no tiene sentido. Si aceptan un montón de palabras y se marchan, sólo tendrán cenizas en sus manos.

Así pues, ¿existe una observación no parcial, sino una observación con todos los sentidos? Lo cual quiere decir, ¿existe una observación sin el pasado? Los sentidos no tienen pasado, tan sólo operan, ¿lo entienden? Es algo maravilloso, yo mismo lo estoy descubriendo. Los sentidos responden de acuerdo a cada reto, y con los sentidos, si están funcionando en su totalidad, hay observación pura, ¿no es cierto? ¿Me pregunto si lo ven? Esa observación no depende del pensamiento, ¿entienden?, en esa observación no hay un centro que observa, sólo hay observación simple y pura, sin toda la presión y el volumen del pasado, ¿no es así? Lo cual significa que uno debe investigar todo esa cuestión de la disciplina, porque estamos acostumbrados a ella, estamos acostumbrados a esforzarnos, aprendemos con el esfuerzo; para un idioma o lo que sea, uno debe esforzarse tremendamente. Ahora bien, ¿existe la posibilidad de vivir, por favor, escuchen esto, existe la posibilidad de vivir sin un mínimo esfuerzo? Háganse esa pregunta, por favor, averigüen la respuesta, porque nos hemos esforzado en todas las direcciones y no hemos creado una buena sociedad, donde la gente pueda vivir felizmente, sin miedo, sin terror, sin incertidumbre, ¿siguen?, todo eso está sucediendo en el mundo actual. Creemos que a través de la organización, esforzándonos en crear una organización lo resolveremos,

pero nosotros estamos cuestionando todo el movimiento del esfuerzo, el esfuerzo por llegar a Dios, si es que Dios existe, el esfuerzo por ser noble, el esfuerzo por ser responsables en nuestras relaciones. Pero el esfuerzo implica la acción de la voluntad, ¿están siguiendo? La voluntad es deseo, existen múltiples formas de deseo, y la actividad del deseo crea esfuerzo, si quiero un buen traje debo hacer un esfuerzo, si yo quiero ser bueno, entre comillas, debo hacer un esfuerzo para ser bueno, si quiero llegar a Dios, no vamos a hablar de Dios, tengo que ayunar, ser célibe, tomar votos, consumirme, luchar, luchar y luchar, hacer grandes esfuerzos para llegar al ideal, al principio supremo. Sin embargo, nosotros cuestionamos ese esfuerzo, porque decimos que en una observación pura, ya he explicado un poco eso, no hay esfuerzo, sólo hay observación y acción. ¿Me pregunto si entienden todo esto? Voy a investigarlo con un poco más de detalle.

Esa es la razón por la que uno debe comprender toda la naturaleza del deseo, porque el deseo nos arrastra, ya sea sexual, la ambición, ya saben, todo eso, el deseo se convierte en la base de nuestra existencia, por eso debemos investigar todo la cuestión del deseo. Varios monjes de todo el mundo han reprimido el deseo, si uno quiere llegar a Dios, al principio supremo, debe reprimir el deseo, ya conocen todo esto. Fíjense en los monjes por todo el mundo, son seres humanos ordinarios, toman votos para servir a Dios y centran toda su energía en eso, lo cual significa que deben anular el deseo, suprimirlo o transmutarlo, etc. De manera que uno tiene que investigar el deseo, observarlo, no controlarlo, ni suprimirlo o transformarlo, sólo observar el deseo, ¿entienden? Simplemente observar el deseo. Al hacerlo, si lo investigan profundamente, el pensamiento no interviene en absoluto, tal como ahora lo hemos explicado, así lo espero. ¿Es necesario explicarlo de nuevo?

Como decíamos, uno de los grandes factores de la vida es el deseo, uno debe comprender qué es el deseo, cómo domina nuestras vidas y por qué, no importa si desea el paraíso, la iluminación, o una casa, ya saben, todas estas cosas, deseo. ¿Cómo surge el deseo? ¿Cuál es la relación, por favor, simplemente escuchen, lo investigaremos con detenimiento, cuál es la relación entre los sentidos y el deseo? ¿Entienden mi pregunta? Los sentidos, ver algo en el escaparate de una tienda, un traje, una camisa, lo que sea, un hermoso mueble, un magnífico automóvil, o sea, ver y desear, ¿Lo entienden? ¿Cuál es la relación entre ver y desear? ¿Cómo lo averiguarán? ¿Leyendo un libro? ¿Acudiendo a un psicólogo? ¿A un profesor? ¿A un gurú? ¿A un hombre que lo sabe? ¿Cómo lo averiguarán? Somos muy dependientes de las explicaciones de otros, ¿no es cierto?, queremos que nos lo digan, pero el orador rehúsa que nos lo digan los libros, los profesores, todos los grandes entendidos en conocimientos. Y bien, ¿cómo lo averiguarán? Si descartamos todo eso uno se queda consigo mismo, ¿cómo averiguará cuál es la relación entre las actividades de los sentidos y el deseo? ¿O ambos deben funcionar siempre juntos? ¿Entienden mi pregunta? ¿Están siguiendo todo esto? ¿Les interesa todo esto? ¡Dios mío! Por favor, tengan presente, si no les importa, que no intentamos convencerles de nada, de nuevos aspectos del deseo, de esto o aquello, nada, sólo estamos investigando juntos.

Si observan con mucho cuidado el movimiento del deseo, si en un escaparate ven algo, un traje, una camisa, un pantalón, lo que sea, los sentidos están alerta de lo que perciben, ya sea ver esa camisa o aquel vestido, ¿no es así? Los sentidos están despiertos y, entonces, tocan el material, hay un contacto y luego una sensación, ¿verdad? Sigan paso a paso, por favor. Ver, tocar y sentir, ¿no es cierto? Si lo observan con cuidado lo verán por ustedes mismos. En ese momento interviene el pensamiento y crea una imagen, dice qué bonito sería llevar puesta esa camisa azul, ¿verdad? O sea, cuando la mente construye la imagen de tener esa ropa, ese vestido, y crea la imagen de uno llevando ese vestido, lo hermoso que uno se ve, entonces, surge el deseo, ¿están siguiendo? Háganlo, por favor, es importante que lo investiguen profundamente. Ver, tocar y sentir, eso es perfectamente normal, sucede así. Seguidamente interviene el pensamiento y crea la imagen de uno sentado conduciendo un automóvil, con la excitación de la velocidad y todo eso, así es cómo se crea una imagen. Cuando el pensamiento domina los sentidos y crea una imagen, en ese momento empieza el deseo.

Así pues, la siguiente pregunta es, si lo vemos, la siguiente pregunta es, ¿por qué el pensamiento crea la imagen? ¿Entienden? Es perfectamente normal ver un hermoso automóvil, mirarlo, tocarlo, tener sensaciones, pero aparece el pensamiento y se imagina sentado al volante y conduciéndolo, esperando ir a gran velocidad, ¡a pesar del problema energético! Así es cómo el pensamiento lo imagina. Si uno entiende eso, no verbal o intelectualmente, sino de verdad, entonces el pensamiento deja de tener relación con la sensación, ¿comprenden? ¿Me pregunto si lo ven? Por tanto, no es necesario hacer ningún esfuerzo, disciplinar el deseo, suprimir el deseo, transformar el deseo. Pero estamos acostumbrados, entrenados a esforzarnos, deseo correcto o incorrecto, deseo noble o innoble, según el modelo de cada civilización, pero la civilización es una creación del pensamiento, ¿no es así?

De manera que la disciplina tiene un significado muy diferente, mientras que ahora la disciplina significa control, ¿verdad? Esforzarse para ser lo que se desea, sea victoriano o moderno, permisivo o no, disciplinarnos para ser algo, controlarnos, ¿entienden? Todo está basado en el esfuerzo para ser, para convertirse en, para lograr; estamos hablando psicológicamente. Ahora bien, cuando entienden la naturaleza del deseo, ¿tiene el esfuerzo algún lugar? ¿Comprenden? El esfuerzo psicológico. ¿Qué lugar tiene la disciplina? De hecho, « disciplina » significa aprender, disciplina viene de la palabra discípulo, aquel que está dispuesto a aprender de su maestro, aprender, su verdadero significado es aprender. Y nosotros hemos aprendido, ¿entienden?, juntos hemos aprendido la naturaleza del deseo. De ser así, ¿dónde está todo el movimiento de esa civilización que dice disciplina? Lo cual significa conformarse, imitar, comparar, ¿siguen?, todo eso está implicado en la disciplina y, sin duda, mucho más.

De modo que, ¿es posible vivir la vida diaria sin un solo esfuerzo? ¿Entienden? Sin sentido de control. Por favor, esto es algo muy peligroso, en especial en una sociedad permisiva. Nosotros no estamos abogando por la permisividad ni por su opuesto, estamos examinando toda la estructura de la mente humana, que ha sido entrenada para controlar y, su reacción, es dejar hacer, haz lo que quieras, lo que se te ocurra. Pero nosotros decimos todo lo contrario, entienda, mire, observe, sea consciente de toda su existencia y no sólo de una parte, sea permisivo cuando tenga 20 años, pero desde el principio de la vida hasta el final, obsérvela, porque todas las religiones, las religiones organizadas, con sus dogmas, etc., siempre le exigirán disciplina, servir a Dios, disciplina, esfuerzo. No pueden amar sin esfuerzo, ¿verdad? El pensamiento puede esforzarse y decir, « trataré de amar », pero eso no es amor, todavía es el movimiento del pensamiento basado en el conocimiento con su ignorancia, el pensamiento nunca podrá tener esa cualidad del amor íntegro.

Así pues, estamos diciendo que la condición humana, que es la consciencia humana, no sólo la consciencia particular, esa consciencia es parte de la totalidad de la consciencia, ¿me pregunto si lo ven? Su consciencia, viviendo en una ciudad, viviendo en un pueblo, viviendo con un esposo, esposa, chica o chico, esa pequeña consciencia con todos sus problemas, tanto si viven en una comunidad feliz como si no, ya sea que vivan felices con su esposa, su chica o lo que sea, felizmente entre comillas, esa pequeña consciencia particular es la consciencia del resto de la humanidad, porque todas son pequeñas consciencias particulares, ¿me pregunto si lo ven? De manera que sus consciencias no están separadas, ya sé que a uno le gusta pensar que es muy especial, pero nuestras consciencias con todo su contenido es obra del pensamiento, ¿verdad?, el pensamiento ha creado esta consciencia limitada. Ahora bien, al observar esta consciencia sin importar lo limitada que sea, observar su actividad sin ninguna dirección, sólo observar sin elegir, no « voy a conservar esta parte y a soltar esta otra », sólo observar todo el contenido, si observan así, lo cual significa que no hay un observador como pasado, entonces esa consciencia no tiene un centro, ¿me pregunto si lo ven? Nuestra consciencia ahora es egocéntrica, ¿no es cierto?, yo y mis actividades, yo y mis problemas, yo y mi trabajo, yo y mi esposa, yo y mi otra mujer o muchacha, yo y etc., etc. Esta consciencia es el movimiento del pensamiento, el pensamiento impone a la consciencia diferentes actividades, creencias, dogmas, rituales, eso por un lado, ya saben todo lo que está sucediendo, la llamada religión; por otro, la actividad comercial, las relaciones personales, la agonía, el pesar, el dolor, la ansiedad, la culpabilidad, ya saben, todo eso forma nuestra consciencia, y esa consciencia es la misma consciencia para los que viven en Rusia o en la India, en China o en América. De modo que si uno se da cuenta de esto, de que somos parte de la humanidad como un todo, no ingleses, británicos, ¿siguen?, todas esas categorías desaparecen, entonces nos volvemos realmente responsables, no hacia mi pequeña familia, sino hacia todos los seres humanos. Después de todo, eso es amor, ¿no es cierto? Sentirse totalmente responsable de sus hijos, educarlos correctamente sin condicionarlos a cierto contexto particular británico o francés, ruso o totalitario, o lo que sea, educarlos de modo que se conviertan en seres humanos religiosos, porque en esa religión hay unidad, la cual no debe organizarse. La correcta educación implica ese sentido de libertad estar libre del miedo, de la terrible ansiedad de realizarse, etc. Este no es el momento de hablar de la correcta educación.

Así pues, cuando uno siente que representa a toda la humanidad, entonces se vuelve realmente responsable hacia toda la humanidad, por tanto, ya no habría guerras. ¡Oh, no ven todo esto! No habría nacionalidades. Es es un hecho real, ¿entienden?, no es teoría sienten que su consciencia es el resto de la humanidad, porque en la India sufren igual que ustedes sufren aquí, en América, etc. Nuestra consciencia es la consciencia de la humanidad, y liberar esa consciencia de su contenido es responsabilidad de todos. Esa es la esencia, la naturaleza del amor y de la compasión.

Nos volveremos a reunir pasado mañana, en lugar de mantener diálogos o debates como ya hemos intentado en diferentes ocasiones por todo el mundo, hemos pensado que sería buena idea que se hicieran preguntas, cualquier pregunta que quieran hacer, y trataremos de responder esas preguntas. Eso será el martes po la mañana.

Segunda Charla pública en Brockwwod Park, 1979

30 Noviembre 1979

© 2016 Copyright by Krishnamurti Foundations

Sauf mention contraire, le contenu de ce site est mis à disposition
selon les termes de la Licence CC BY-SA 4.0
Web Statistics