Sugerencia
Subscribe to the Subscribe
And/or subscribe to the Daily Meditation Newsletter (Many languages)
Print   pdf Pdf
                         Diaspora      rss 

Segunda sesión de preguntas y respuestas en Ojai

30 Noviembre 1980

El orador no trata de contarles nada, no trata de convencerles de nada ni de transmitirles alguna idea que tiene, algún concepto o creencia para que la acepten y luego intenten examinar estas creencias, ideas o conceptos. Creo que debemos tener muy claro este punto. Al responder las preguntas, nosotros, ambos, investigamos la pregunta. No es que el orador la investigue y luego se lo diga para que lo acepten, sino que vamos a investigarlo juntos; no es que una persona lo entienda y luego se lo cuente a ustedes. Espero que esté claro.

Primera pregunta: « Existe una suposición dominante en estos días de que todo es relativo y una cuestión de opinión personal, de que no existe tal cosa como la verdad o un hecho independiente de la percepción personal. ¿Cuál es la respuesta inteligente a esa creencia? » « Existe una suposición dominante en estos días de que todo es relativo y una cuestión de opinión personal, de que no existe tal cosa como la verdad o un hecho independiente de la percepción personal. ¿Cuál es la respuesta inteligente a esa creencia? »

¿De acuerdo? ¿Se debe a que todos somos tan terriblemente personales? Lo que yo veo, lo que usted ve: ¿es esa la única verdad? Mi opinión y su opinión: ¿son los únicos hechos que tenemos? Eso es lo que está implícito en la pregunta: que todo es relativo, que la bondad es relativa, que la maldad es relativa, que el amor es relativo; en consecuencia, todo es relativo, es decir: no hay una verdad completa, total; por eso nuestras acciones, nuestros afectos en la relación personal, son relativos y podemos terminarlos cuando queramos, cuando no nos guste, etc. Eso es lo que está implícito en la pregunta, ¿de acuerdo?

Ahora bien, ¿existe, ambos estamos investigando, por favor, yo no se lo explico; existe tal cosa como la verdad? Aparte de la creencia, aparte de la opinión personal, de la percepción personal, ¿existe tal cosa como la verdad? Los antiguos griegos ya se hacían esa pregunta, igual que los antiguos hindúes y budistas. Este es uno de los extraños hechos en las religiones orientales: inculcar la duda. ¿Entienden? Dudar, cuestionar. Mientras que en Occidente eso se desestima: si uno duda, dicen que es una herejía. Uno debe encontrar por sí mismo, aparte de las opiniones personales, las percepciones, las experiencias, que siempre son relativas, si existe una percepción, un ver que sea una verdad absoluta, no relativa. ¿Entienden? ¿Entienden mi cuestión? Y bien, ¿cómo lo descubrirán? Si decimos que la opinión y la percepción personal son relativas, y por tanto no existe tal cosa como la verdad absoluta, entonces es relativa. Y, según esto, nuestra conducta, nuestro comportamiento, nuestra forma de vivir es relativa, superficial, incompleta, no total; en consecuencia, fragmentada. Espero que nos entendamos unos a otros. Tratamos de descubrir si existe tal cosa como una verdad que no sea relativa, de opiniones y percepciones personales. ¿De acuerdo? ¿Cómo lo afrontarán?

¿Cómo ustedes, al hacerles esa pregunta, cómo descubrirán si existe tal cosa como una verdad absoluta, que no sea relativa sino completa, que nunca cambie según el clima, las opiniones personales, etc.; cómo lo descubrirán? ¿Cómo su mente, el intelecto, lo descubrirá? ¿O lo descubrirá el pensamiento? ¿Podemos investigar esto? ¿Están interesados en todo esto? Me pregunto por qué. [Risas] Si exploramos algo, eso requiere enorme investigación, una acción en la vida cotidiana, una sensación de descartar todo lo falso; esa es la única manera de avanzar, ¿entienden? O sea, si tenemos una ilusión, una fantasía, una imagen, un concepto romántico de la verdad o del amor, etc., esas son las barreras que impiden avanzar.

¿Puede uno honestamente investigar qué es una ilusión? ¿Vive la mente de ilusiones? ¿Tenemos ilusiones de las personas, de las naciones, de Dios, de la religión, de todo? ¿Entienden? ¿Cómo surgen estas ilusiones? Me pregunto si entienden todo esto. ¿Cómo uno crea una ilusión, cuál es la raíz? ¿Qué entendemos por la palabra « ilusión »? Esa palabra viene del latín, etc., de « ludere », que significa jugar. La raíz etimológica de esa palabra es « ludere ». Y eso significa jugar con algo que no es real; ¿entienden? Lo real es lo que sucede, ya sea que lo llamemos bueno, malo, indiferente, etc.: lo que realmente sucede. Y cuando uno es incapaz de afrontar lo que realmente sucede dentro de uno, entonces, al evadirse, crea las ilusiones. Me pregunto... ¿De acuerdo?

Por favor, no estén de acuerdo; solo estoy explorando, estamos explorando juntos. La palabra « ilusión » implica jugar con algo que no es real; « ludere ». No quiero entrar en todo el significado del griego y del latín. También en sánscrito se utilizan las mismas palabras.

Si uno es reacio, tiene miedo o quiere evitar lo que está sucediendo realmente, ese mismo evitar crea una ilusión, una fantasía, un movimiento romántico lejos de « lo que es ». Aceptamos que el significado de la palabra « ilusión » es separarse de « lo que es »; ¿de acuerdo? ¿Podemos avanzar? No, por favor, no estén de acuerdo conmigo; mírenlo como un hecho. Por tanto, ¿podemos evitar ese movimiento de escapar de la realidad? De ser así, preguntamos: ¿qué es la realidad? ¿De acuerdo? ¿Entienden? Lo real es lo que sucede, lo cual es la respuesta, las ideas, la creencia que uno tiene, la opinión que uno tiene. Y afrontar eso no crea ilusión; ¿entienden? ¿Podemos seguir nuestra investigación, hemos llegado hasta aquí? ¿De acuerdo? Porque, de lo contrario, no es posible avanzar.

Mientras haya ilusiones, opiniones, imágenes basadas en evitar « lo que es », entonces debe ser relativo; ¿entiende? ¿De acuerdo, señor? ¿Podemos avanzar? Relativo es... No voy a investigar la palabra « relativo »; la palabra... No, no lo voy a hacer, lo siento. [Risas] Esto solo sucede cuando hay un movimiento de alejarse del hecho, de lo que sucede, de « lo que es ». Comprender « lo que es': no es su opinión personal que juzga « lo que es », no es su percepción personal, sino realmente observar « lo que es »; ¿entienden? Uno no puede observar lo que realmente sucede si su creencia dicta el observar, si su condicionamiento dicta el observar; eso es, entonces, eludir la comprensión de « lo que es ». Me pregunto si lo captan. ¿De acuerdo? ¿Lo estamos haciendo? Haciendo realmente: ver, percibir « lo que es », su creencia, su sensación de dependencia, su competitividad, y no moverse de eso; observarlo. Esa observación no es personal, ¿entienden? Pero si la convierten en personal, o sea, « debo, no debo, debo ser mejor que eso », entonces se convierte en personal y, por tanto, se vuelve relativo. Mientras que, si podemos mirar realmente lo que sucede, entonces eludimos completamente cualquier forma de ilusión; ¿de acuerdo? ¿Podemos hacerlo? Verbalmente pueden estar de acuerdo, pero podemos realmente percibir nuestra dependencia? Sea la dependencia a una persona, a una creencia, a un ideal o a alguna experiencia que les haya dado enorme excitación, etc., y en consecuencia dependen de ello, y esa dependencia inevitablemente creará ilusión. Bien, ¿podemos observar el hecho de que dependemos? ¿Entienden?

De la misma manera, vamos a descubrir si existe tal cosa como la verdad absoluta. Siempre que estén interesados en ello, porque esa pregunta no la hace tan solo un interlocutor casual, sino que muchos monjes han entregado su vida a ello, ¿entienden? Sean filósofos, personas religiosas que no están institucionalizadas, sino profundamente interesadas en la vida, en la realidad y en la verdad, ¿entienden? Si de verdad están interesados en la verdad, deben investigarlo muy, muy hondamente.

Primero, uno debe comprender qué es la realidad; ¿de acuerdo? Bien, ¿qué es la realidad? Eso que perciben, que tocan, que gustan, ¿entienden?, cuando sienten dolor, etc. La realidad es la sensación y la reacción a esa sensación, la respuesta a esa sensación como una idea, ¿de acuerdo? Me pregunto... Y el pensamiento crea esa idea; por tanto, el pensamiento crea esa realidad. La maravillosa arquitectura, las grandes catedrales del mundo, los templos, las mezquitas y los ídolos que ponen en el interior, las imágenes: todo es una creación del pensamiento. Y decimos que eso es la realidad, porque uno puede tocarlo, gustarlo, olerlo. Interlocutor:¿Qué hay de las alucinaciones? Puede que sucedan porque hay un trastorno fisiológico en el cerebro. Krishnamurti:Sí, señor. Se puede dañar, afectar, herir o magullar el cerebro, y a partir de ahí tener ilusiones, alucinaciones.

Interlocutor: Quiero decir fisiológicamente, si tiene, por ejemplo, fiebre alta...

Krishnamurti: Puedo... Desearía... Por supuesto, puedo pedir... Las preguntas deben responderse; si desde la audiencia hacen preguntas, interrumpen el fluir de la investigación; si puedo pedirlo muy respetuosamente, a menos que lo escriban, por favor, no pregunten. Espero que no les importe que les pida eso.

Las alucinaciones, las ilusiones, los engaños, suceden cuando el cerebro está dañado, cuando se escapa o se evade de « lo que es ». Todas estas palabras: ilusión, alucinación, engaño, son todas de esa categoría.

Por eso decimos que todas estas cosas creadas por el pensamiento, ¿entienden?, el conocimiento, el adquirir conocimiento a través de la ciencia, de las matemáticas, etc., son la realidad. Pero la naturaleza no es una creación del pensamiento; ¿de acuerdo? ¿Lo entienden? Este árbol, las montañas, los ríos, las aguas, el ciervo, la serpiente, no es obra del pensamiento; está ahí. Sin embargo, del árbol hacemos una silla, y eso lo crea el pensamiento. ¿De acuerdo? Así pues, el pensamiento ha creado el mundo en el cual vivimos, pero la naturaleza, eso incluye el medio, ya saben, todo..., eso no lo ha creado el pensamiento; es obvio.

Por tanto, preguntamos: ¿es la verdad una realidad? ¿Entienden? ¿Están siguiendo? Uno percibe que el pensamiento ha creado el mundo en el cual vivimos, pero no ha creado el universo, aunque el pensamiento puede investigar el universo. La cosmología, la astrofísica, se encargan con el pensamiento de investigar, de llegar a ciertas conclusiones, a ciertas hipótesis, y tratan de probar estas hipótesis, siempre en base al pensamiento. No sé si entienden todo esto. El pensamiento es relativo, y, por tanto, cualquier cosa que cree, en cualquier dirección que se mueva, debe ser relativa, debe ser limitada. ¿Entienden todo esto? Por favor, esto no es una conferencia. [Risas] Yo no soy un profesor, ¡gracias a Dios! Solo estamos investigando, como dos seres humanos que quieren descubrir qué es realmente la verdad, si tal cosa existe. La primera cosa es que la mente no tenga ilusiones, no tenga hipótesis, alucinaciones, engaños. Que no quiera conseguir algo o crear una experiencia a la que llama verdad, cosa que hacemos la mayoría.

La mente ahora ha puesto orden ahí; ¿no es cierto? ¿De acuerdo, señores? Tiene orden, no hay confusión con las ilusiones, con los engaños, las alucinaciones o las experiencias. Así que la mente, el cerebro, ha dejado la capacidad de crear ilusiones. ¿De acuerdo? Y bien, ¿qué es la verdad? Es decir, señor, ¿cuál es la relación entre la realidad, ¿entiende?, « realidad », eso que hemos dicho que es la realidad, y aquello que no es creado por el pensamiento? ¿Existe esa cosa que no es un producto del pensamiento? ¿Entienden? ¿Podemos seguir avanzando?

O sea, ¿es su mente, nuestras mentes ahora, sentados aquí con un clima desfavorable, con frío debajo de los árboles, están nuestras mentes libres de cualquier clase de ilusión? ¿De acuerdo? De lo contrario no es posible encontrar lo otro. Eso significa: ¿está su mente totalmente libre de cualquier confusión? De ser así, tiene orden absoluto. ¿Entienden? ¿Es así? ¿Entienden mi pregunta? ¿Cómo puede una mente confundida, una mente desordenada, una mente caótica encontrar qué es la verdad? Puede inventarlo, puede decir: « La verdad existe o no existe », pero una mente que tiene esa sensación de orden absoluto, una mente que está totalmente libre de cualquier clase de ilusión, entonces puede avanzar para descubrirlo; ¿entienden? De lo contrario no puede; es evidente.

Es decir, señor, mire, hay algo muy interesante, si está interesado: los científicos astrofísicos usan el pensamiento para descubrir, siempre fuera; ¿entiende? Eso es lo que hacen. Investigan el mundo alrededor suyo, la materia, van más allá de la astrofísica, más allá, pero siempre se mueven hacia fuera; ¿entiende? Pero si usted empieza con lo interno, el « yo » también es materia, ¿no es cierto?; el pensamiento es materia. Si va hacia el interior, entonces se moverá de hecho en hecho. ¿De acuerdo? Me pregunto si ven todo esto. Por tanto, empezará a descubrir aquello que está más allá de la materia. Depende de usted.

Señores, este es un asunto muy serio; no es solo para una mañana, una mañana del jueves, un diálogo de una hora. Uno debe entregar... ¿Entienden? Uno debe entregar su vida a esto, no alejarse de la vida. ¿Entienden? La vida es mi lucha, mi ansiedad, mis miedos, mi aburrimiento, mi soledad, mi sufrimiento, ¿no es cierto?, mis desdichas, todos mis pesares; todo eso es mi vida. Debo comprenderlo, profundizarlo, ¿entienden?, no escapar de ello. Entonces surge esa cosa que es la verdad absoluta, siempre que lo hayan investigado.

Segunda pregunta: « ¿Cómo podemos ser responsables de lo que sucede en el mundo mientras seguimos funcionando en nuestra vida cotidiana? ¿Cuál es la correcta acción en relación con la violencia y al afrontar la violencia? »

« ¿Como podemos ser responsables de lo que sucede en el mundo mientras seguimos funcionando en nuestra vida cotidiana? ¿Cuál es la correcta acción en relación con la violencia y al afrontar la violencia? ». « ¿Cómo podemos ser responsables de lo que sucede en el mundo mientras seguimos funcionando en nuestra vida cotidiana? ». Primero que todo, señor, ¿es el mundo, lo que sucede fuera, diferente de lo que sucede internamente? ¿Entiende mi pregunta? El mundo, lo que sucede en el mundo, es violencia; lo que sucede en el mundo es esa enorme confusión que se extiende, crisis tras crisis, ¿no es cierto? Guerras, división de nacionalidades, diferencias religiosas, raciales, comunales; un conjunto de conceptos sistematizados en contra de otros, ¿entiende? Esa es la batalla que sigue. ¿Es eso diferente de lo que sucede en nosotros? ¿Entienden? Por favor, investíguenlo: ¿es diferente? Porque nosotros también somos violentos, también estamos llenos de vanidad, somos terriblemente deshonestos, nos ponemos diferentes máscaras dependiendo de la ocasión; ¿no es cierto? ¿No es un solo movimiento, como la marea que va y viene? ¿Entienden? Es un solo movimiento. No se trata de cómo ser responsable de ello.

Si el mundo soy yo, ¿no es cierto?, porque los seres humanos hemos creado ese mundo, no es posible cambiarlo a menos que los seres humanos cambiemos. Esa es la raíz, ¿entienden, señores? Queremos hacer algo fuera, en el mundo: mejores instituciones, mejores gobiernos, mejores economías, etc., etc., pero nunca decimos: « Nosotros hemos creado esto, y a menos que nosotros, usted, yo, cambiemos, no habrá cambio ». No aceptamos esa responsabilidad, pero aceptamos aquella otra responsabilidad. ¿Ven la diferencia? ¿Nos entendemos unos a otros?

Yo soy el mundo, ¿de acuerdo? ¿De acuerdo, señor? Yo soy el mundo. Esto no es una idea, una creencia, un concepto; es una realidad. Después de diez millones de años, o el número de millones que hemos vivido, seguimos siendo lo mismo; ¿entiende? No hemos cambiado fundamentalmente. Y por eso hemos creado tanta confusión en el mundo. El hecho es que yo soy el mundo; no es una idea sino una realidad. ¿Ven la diferencia? No es una idea sino una realidad. Una idea es cuando han escuchado que ustedes son el mundo y hacen una abstracción para convertirlo en una idea, y discuten si esa idea es verdadera o falsa, la contradicen, la defienden y se pierden; ¿entienden? Pero el hecho es que son el mundo; ¡eso es así!

De modo que son responsables de cambiarlo; eso significa que son totalmente responsables de cómo viven su vida diaria. Por favor, esto no es un sermón ni una recomendación; estamos investigando juntos.

Nuestra responsabilidad no es con ese caos que sucede y tratar de modificarlo, cambiarlo, decorarlo, unirnos a ese o aquel grupo o institución, etc., sino, como ser humano que es el mundo, ese ser humano debe experimentar una transformación radical, de lo contrario no tendremos una buena sociedad. Sin embargo, la mayoría tenemos una enorme dificultad en cambiar, ¿no? Incluso para dejar de fumar, ¿entienden? Tenemos instituciones que nos ayudarán a dejar el tabaco. Observen cómo dependemos de las instituciones; ¿entienden, señores? ¿Podemos averiguar por qué no cambiamos? ¿Por qué cuando vemos algo erróneo, erróneo entre comillas, no lo terminamos de inmediato? ¿Se debe a que creemos que alguien más implantará el orden en el mundo y entonces solo tendremos que seguirlo? ¿Entienden? ¿Se debe a que, psicológicamente, somos indolentes, perezosos, incapaces? ¿Entiende, señor? Los años que necesitamos para adquirir cierta técnica, pasar por primaria, secundaria, instituto, universidad, para llegar a ser médico, diez años, más, y no empleamos un solo día en... ¿Entienden? Así que nuestra responsabilidad es generar un cambio radical en nosotros, porque somos el resto de la humanidad.

Y la siguiente pregunta es: « ¿Cuál es la acción correcta en relación con la violencia y al afrontar la violencia? ». ¿Cuál es la acción correcta en relación con la violencia? ¿Qué es la violencia? Vamos, señor, ¿qué es la violencia? ¿Es enojo? ¿Es odio? Solo estoy investigando, por favor. ¿Es enojo, odio, conformidad, imitación, obediencia? ¿O es negar todo esto, el opuesto de todo esto? ¿Entienden mi pregunta? Y la violencia, ¿es parte de nuestra vida, una herencia, seguramente, de los animales, etc.? ¿Es posible estar libre de la violencia? No relativamente, sino completamente libre de ella. ¿Entienden lo que eso significa? Estar libre del enojo, lo cual significa no solo estar libre del enojo, sino no tener enojo en la mente; ¿entienden? Me pregunto si entienden todo esto.

Digamos, por ejemplo, la conformidad. No la conformidad externa, ¿entienden?, sino esa sensación de conformidad que surge del comparar. ¿Entienden qué significa eso? Siempre estamos comparando, ¿verdad?, psicológicamente: « Era, soy o seré », lo cual es comparación. ¿Entienden todo esto, señores? Así, la mente que siempre está comparando, juzgando, es agresiva, ¡y su agresividad es el comparar! ¿De acuerdo? No creo que lo entiendan. ¿Puede la mente estar completamente libre de toda violencia? De ser así, supongamos que afronta la violencia; ¿cuál es su respuesta? En primer lugar, si la mente está libre de la imitación, de la conformidad, de la comparación, etc., de ahí surge la acción correcta; ¿no es cierto? No sé si lo entienden. Y si uno afronta la violencia, cara a cara, ¿qué acción sucede? ¿Puede juzgar lo que hará cuando afronte la violencia? ¿Entiende mi pregunta? Me pregunto si lo entiende.

Mire, señor, no quiero investigar esto demasiado profundamente. El cerebro, como dije, por favor, no soy un experto del cerebro, no he estudiado neurología ni nada de eso, pero puede observarlo en usted mismo, si es sensible y está atento, que el cerebro, al afrontar la violencia, sufre un cambio químico, porque reacciona más rápido que el viento. No sé si entiende todo esto. ¿De acuerdo? Y tiene la capacidad de curarse él mismo. No quiero investigar más.

Así que el cerebro sabe qué es la violencia, puede reaccionar a esa violencia, pero que el mismo cerebro sea consciente, consciente del estar libre de la violencia, ¿entiende? ¿Transmito algo o está confuso? ¡Seguramente está confuso!

Señor, vamos a ponerlo muy simple. Cuando sabe que alguien está enojado, todo su cuerpo reacciona. Hay una respuesta química ante todo esto, hay una respuesta inmediata; puede que no le devuelva el golpe, pero ante la misma presencia del enojo o el odio hay una acción, ¿verdad? Ahora bien, ante la presencia de la violencia, no tener esa respuesta. Me pregunto si lo entiende. ¿De acuerdo? ¿Lo estoy transmitiendo? Inténtelo alguna vez. Espero que nunca deban afrontar la violencia (física), pero estoy seguro de que afrontarán el enojo. Y, ante la presencia de una persona enojada, observen qué sucede, estén atentos a ello y no reaccionen; ¿entienden? O sea, en el momento en que se da cuenta del enojo de la otra persona y usted no reacciona, surge una respuesta diferente. Me pregunto si lo entiende. No lo llame amor ni todas estas cosas. Esa reacción, que es nuestro instinto, responde al odio con el odio, al enojo con el enojo, pero ante la presencia del enojo existe ese brotar que crea en el sistema reacciones nerviosas, etc., químicamente, pero si eso está quieto en presencia del enojo sucede una acción del todo diferente al afrontar la violencia. ¿Lo he expresado con claridad? ¿O sigue estando confuso? ¿De acuerdo, señor? ¿No? ¿Está claro? Al menos verbalmente.

Tercera pregunta: « La esperanza de que mañana se solucionarán los problemas nos impide ver la absoluta urgencia de cambiar. ¿Cómo puede uno abordar eso? ». « La esperanza de que mañana se solucionarán los problemas nos impide ver la absoluta urgencia de cambiar. ¿Cómo puede uno afrontar eso? ».

¿Es esa la razón de que no cambiemos? La esperanza en el mañana, en el futuro, el mañana o el siguiente año, etc., el futuro; nuestras mentes están condicionadas al futuro, y el interlocutor pregunta si esa es la razón por la que no cambiamos. Si lo investigamos... Vamos a investigar esa pregunta.

¿Qué queremos decir con el futuro? ¿Qué es el futuro? ¿Entienden mi pregunta? Si uno está desesperadamente enfermo, el mañana importa, ¿entiende?, porque mañana puede curarse. Así que debemos preguntar: ¿qué es esa sensación de futuro? ¿Qué es el futuro? ¿Entiende mi pregunta? ¿Qué es el futuro? Porque conocemos el pasado, ¿entiende?, y debido a que vivimos en el pasado, lo cual es un hecho, el movimiento opuesto, que es el pasado a través del presente, ¿entiende?, modificándose a sí mismo, se mueve hacia eso que llamamos futuro. ¿De acuerdo? ¿Lo entiende, señor? En primer lugar, ¿nos damos cuenta de que vivimos en el pasado? ¿No es cierto? Vivimos en el pasado, ¿verdad? Y ese pasado siempre está modificándose a sí mismo, ajustándose, expandiéndose, contrayéndose, pero sigue siendo el pasado. Experiencias pasadas, conocimiento, entendimiento, dichas, placer que se ha convertido en el pasado, etc., etc. De modo que el futuro es el pasado modificado, ¿verdad? ¿No es cierto? Dije que el futuro es el pasado modificado; ¿de acuerdo? El futuro es el pasado modificado. Me pregunto si lo entienden.

Mi esperanza en el futuro sigue siendo el pasado que se mueve hacia lo que considero que será el futuro; ¿de acuerdo? ¿De acuerdo, señor? ¡Debo hablar con alguien! [Risas] Así que la mente nunca se ha movido fuera del pasado. Eso es todo lo que quería aclarar; ¿de acuerdo? El futuro sigue siendo el pasado, así que la mente siempre actúa, vive y piensa en el pasado. Y bien, ¿puede el pasado terminar, no el ver la absoluta necesidad de cambiar? ¿Entienden mi pregunta?

¿Qué es el pasado? Vamos por el momento a ver eso. ¿Qué es el pasado? Mi herencia racial, mi condicionamiento como esto o aquello, como hindú, budista, cristiano, católico, americano, etc. El pasado es la educación que he recibido; el pasado son las experiencias que he tenido, las heridas, las dichas, los recuerdos, etc. Eso es el pasado; ¿de acuerdo, señor? Eso es mi consciencia, nuestra consciencia; no es mi consciencia, es nuestra consciencia. Y bien, ¿puede esa consciencia, con todo su contenido, mis creencias, mis dogmas, mis esperanzas, mis miedos, mis anhelos, mis ilusiones, etc., todo eso, terminar? Señor, no conoce todo esto.

Ahora, mire. ¿Puede esta mañana terminar totalmente su dependencia de otro? Porque eso es parte de su consciencia, ¿no? Porque, si ese movimiento termina, algo nuevo surge. Es obvio. Pero nunca terminamos nada totalmente. Al no terminarlo, nace la esperanza; ¿de acuerdo? ¿Lo entiende, señor? ¿Puede terminar y ver las consecuencias de la dependencia psicológica, no me refiero a lo externo: la dependencia del cartero, del teléfono, de esto o aquello; sino psicológica, interna, ver qué significa depender y surja de inmediato una acción que termine con ello?

Ahora bien, la cuestión es... ¿Debe vaciarse el contenido de nuestra consciencia poco a poco? ¿Entiende? Es decir, eliminar el enojo, los celos, ¿sigue?, poco a poco. Eso tomaría mucho tiempo, ¿verdad? ¿O podemos hacerlo de inmediato, en un instante? ¿Entienden mi pregunta, señores? O sea, tomar el contenido de nuestra consciencia uno por uno y terminarlo; para hacer eso necesitamos toda la vida, o tal vez muchos días, muchos años. Entonces, ¿es posible ver todo el contenido y terminarlo? ¿Entiende mi pregunta? Ver todo el contenido, su totalidad, lo cual es muy simple, si lo hace. Pero nuestras mentes están tan condicionadas que aceptan el tiempo como un factor del cambio.

Espero estar respondiendo estas preguntas.

Cuarta pregunta: « ¿Existe alguna necesidad psicológica que los seres humanos seamos responsables de expresar en nuestra relación cotidiana con los demás? ¿Existe tal cosa como una verdadera necesidad psicológica? ». Esa es la pregunta real: ¿existe tal cosa como una verdadera necesidad psicológica? Usted mismo ha respondido la pregunta, ¿no es cierto? ¿Debo responderla? ¿Debo responder la pregunta? ¡Oh! ¿Debo hacerlo? No, ¡gracias a Dios!

Quinta pregunta: « ¿Qué significa ver algo totalmente? ¿Es posible percibir la totalidad de algo que se mueve? ».

¿Entienden la pregunta? « ¿Qué significa ver algo totalmente? ¿Es posible percibir la totalidad de algo que se mueve? ». ¿Podemos investigarlo juntos?

Como decíamos en anteriores preguntas, al investigarlo percibiremos la totalidad de nuestras consciencias; ¿no es cierto? La consciencia está concentrada en el « yo », el ego, la actividad egocéntrica, el movimiento egoísta; eso constituye la totalidad de nuestra consciencia. ¿De acuerdo? Bien, ¿podemos ver eso completamente? Claro que podemos. ¿No es cierto? ¿Es difícil o es...? O sea, la consciencia de uno está formada por su contenido. ¿Verdad? Eso está claro. Es decir, por mis celos, mi nacionalidad, mis creencias, mis experiencias, etc., etc.; este es el contenido de esa cosa que llamamos consciencia. Ese núcleo soy « yo », el ego; ¿verdad? Ver totalmente esa cosa ahora; ¿entiende? ¿Entiende, señor? ¿Puede hacerlo? Claro que puede. Eso significa prestarle atención completa; ¿de acuerdo? De nuevo, difícilmente prestamos atención completa a algo. Ahora decimos: prestar atención completa a este contenido, que es el mismo núcleo del « yo ». El ego, el « yo », es la misma esencia de eso; si le presta atención verá su totalidad; ¿no?

Ahora el interlocutor también pregunta; es interesante: ¿es posible percibir la totalidad de algo que se mueve? ¿Se mueve el « yo »? ¿Se mueve el contenido de nuestra consciencia? Se mueve dentro de sus propios límites; ¿verdad, señor? Me pregunto... ¿Entienden todo esto? ¿Me estoy hablando a mí mismo?

Señor, mire, ¿qué se mueve en la consciencia? ¿Es el apego, el miedo de no estar apegado, el miedo de lo que puede sucederme si no estoy apegado? ¿Qué significa eso? Moverse dentro del su propio radio, ¿verdad?, dentro de su propia área. Eso puede observarlo, puede ver que es limitado. Quisiera investigarlo un poco más; no se asusten. ¿Es nuestra consciencia, con su contenido, algo vivo? ¿Entienden mi pregunta? ¿Son mis ideas algo viviente? ¿Son sus creencias algo viviente? Bien, ¿qué es vivir? ¿Entienden? Uno tiene una experiencia, agradable, desagradable, noble, innoble, a la que llama iluminación; no puede experimentar la verdad, la iluminación; eso es irrelevante. ¿Es esa experiencia que ha tenido algo viviente? ¿O está vivo el recuerdo de esa experiencia? ¿Entiende? El recuerdo, no el hecho. El hecho ya pasó, pero el movimiento del recuerdo es lo que llamamos viviente; ¿entienden? Vamos, señores, ¡muévanse! La experiencia ya pasó, desde luego; ese recordar, ese recuerdo decimos que está vivo; ¿no es cierto? Puede observar eso, pero no lo que ya pasó. Me pregunto si lo entienden.

Llamamos vivo a lo que ya sucedió, ya pasó. Observe, señor: ¿qué está haciendo? Eso ya pasó y está muerto, nuestras mentes también están muertas, y al recuerdo de todo esto lo llamamos vivir. Esa es la tragedia de nuestra vida. Recuerdo los amigos que he tenido y se fueron, los hermanos, las hermanas, las viudas que murieron, las madres; lo recuerdo. Ese recuerdo se identifica con la fotografía, y el constante mirarla y recordarla es el vivir; ¿entiende, señor? A eso lo llamamos vivir.

¿Qué hora es, señor?

Interlocutor: Veinticinco para la una.

Krishnamurti: Creo que es mejor detenernos. ¿Puedo terminar? Me dijeron que terminara exactamente en una hora ¡porque lo están grabando! [Risas]

Esa es una cuestión interesante.

Sexta pregunta: « ¿Existe un estado que no tiene opuesto y podemos saber cómo comunicarnos con ello? ». « ¿Existe un estado que no tiene opuesto y podemos saber cómo comunicarnos con ello? ».

Seamos simples al respecto. ¿Existe algún opuesto excepto entre hombre y mujer, oscuridad y luz, alto y bajo, cabello rubio y cabello negro, la diferencia entre los árboles, la noche y el día? ¿Tiene la bondad un opuesto? Si tiene un opuesto, no es bondad; ¿de acuerdo? Me pregunto si lo entienden. Si la bondad tiene un opuesto, entonces esa bondad nace de ese opuesto; ¿entienden? ¿Voy demasiado rápido? Bien, iré más despacio.

Miren, no pienso en todo esto; es algo que me llega. Bien. La bondad. ¿Qué es un opuesto? Hemos cultivado los opuestos, ¿verdad?, el bien y el mal. Y decimos que la « bondad » es el opuesto de la « maldad », maldad entre comillas, ambas entre comillas. Ahora bien, si ambas están relacionadas entre sí, o son el resultado una de la otra, entonces no es bondad; la bondad sigue arraigada en la maldad. ¿Entienden todo esto? ¿Existe realmente un opuesto? ¿Entienden? Soy violento, hay violencia, y el pensamiento crea la no violencia, lo cual no es un hecho, porque el terminar con la violencia es un estado muy diferente de la no violencia; ¿de acuerdo? La mente crea el opuesto para escapar de la acción, ¿siguen?, o para superar la violencia, o reprimirla. Toda esa actividad es parte de la violencia. ¿Entienden todo esto?

Si solo se interesan en el hecho, el hecho no tiene opuestos, ¿verdad? Me pregunto si lo entienden. Si estoy interesado, digamos, por ejemplo, si odio, espero que no, supongamos que odio, mi mente, mi pensamiento, la sociedad me dirá: « No odie »; ¿verdad? Lo cual es el opuesto. El opuesto surge de su propio opuesto; ¿no es cierto? ¿De acuerdo? ¿Lo entienden? De modo que solo existe el odio y no su opuesto. Si observo el hecho y todas las respuestas al hecho, ¿por qué debo tener un opuesto? ¿Entienden lo que digo? El opuesto es una creación del pensamiento; por tanto, hay una constante lucha entre el odio y el no odio: « ¿Cómo me liberaré de mi odio? ». Pero si solo permanece el hecho y no su opuesto, tienen la energía para observarlo; ¿de acuerdo? Tienen la energía para... No, no para hacer algo; el mismo hecho al observarlo se disuelve. ¿Lo han captado?

Es suficiente, señor.

30 Noviembre 1980

© 2016 Copyright by Krishnamurti Foundations

Sauf mention contraire, le contenu de ce site est mis à disposition
selon les termes de la Licence CC BY-SA 4.0
Web Statistics